fbnoscript
9 de noviembre de 2017 | #1481

Línea 503: por la reinstalación de Horacio Acosta

Rodear de solidaridad el acampe
Con el desmembramiento de Ecotrans y la aparición de las empresas negreras y antisindicales Ersa y la Metropolitana, la Línea 503 sufrió de un achique enorme. Delegados y activistas se vieron obligados a retirarse de la empresa debido a la presión ejercida por la patronal, con hostigamiento laboral, sanciones y suspensiones que llevaron a los trabajadores a tener graves problemas económicos y familiares.
 
Horacio Acosta, quien es chofer desde hace más de 30 años, durante toda su vida laboral fue un activo defensor de los derechos de los compañeros. Había sido miembro de la comisión interna de Transporte del Oeste (TDO) y, luego de la quiebra, de la ex Ecotrans. No era delegado en esta etapa, pero acompañaba muy de cerca la tarea de la comisión interna. Luego de sufrir meses de persecución político-gremial, con reiteradas suspensiones y descuentos arbitrarios de su salario, fue despedido el pasado miércoles 1° de noviembre.
 
Horacio ha colocado una carpa en los portones de la empresa 503 a la vera de la Ruta 200. Está recibiendo la solidaridad de decenas de organizaciones sociales, políticas y sindicales. El pasado lunes 6 realizamos un acto por su reinstalación al que acudieron más de un centenar de vecinos y trabajadores de la zona, miembros de la Coordinadora Sindical Clasista y del Polo Obrero.
 
Está recorriendo lugares de trabajo, lugares de estudio y barrios de la zona explicando su situación y colectando fondos para darle continuidad a la lucha. El próximo domingo 12, por la tarde, realizaremos ahí mismo un festival.
 
Entendemos que la 503 es una línea comunal y, por ello, el gobierno municipal y el intendente Gustavo Menéndez, en particular, tienen injerencia sobre la empresa. Las decisiones de aumentos de tarifas y recorridos no pueden ser unilaterales. Lo mismo debiera ocurrir en torno de los derechos de los trabajadores.
Que el intendente se pronuncie e intervenga en este sentido, por la reinstalación del compañero Acosta.
 
Es necesario rodear de solidaridad el acampe y desarrollar una colecta que mantenga viva económicamente esta lucha.

En esta nota:

Compartir

Comentarios