fbnoscript
16 de noviembre de 2017 | #1482

ATE Capital y los despidos en Acumar

Una política de entrega
Daniel Catalano, el secretario general de la kirchnerista ATE Capital, declaró recientemente que el gobierno prepara el despido de 20 mil trabajadores estatales, frente a lo cual la seccional “convertirá los ministerios en una trinchera” (Página/12, 13/11). El dirigente mencionó el despido previsto del 49% de los empleados de la Autoridad Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar), acorde al número propuesto por el ministerio de Modernización a partir del “plan de evaluación de dotaciones óptimas”. 
 
Sin embargo, los despidos en el organismo ya arrancaron (días atrás se produjeron 20) y la Junta Interna dirigida por la lista Verde y Blanca -los representantes de Catalano-, han dicho que no es momento para una asamblea ni para tomar medidas. Ni siquiera han sacado un comunicado para que el conjunto de los trabajadores sepan de la situación. ¿Dónde están, entonces, las trincheras?
 
La jefatura del organismo justifica los despidos de los compañeros, quienes se encontraban realizando sus tareas, bajo interpretaciones arbitrarias de certificados médicos, explotando las precarias condiciones de contratación. A su turno, ya ha hecho correr por lo bajo que se sumarán cerca de 60 contratados más, y que luego continuarán con los de planta.
 
En este cuadro, la Junta Verde y Blanca les dice a los compañeros que fueron notificados la semana pasada que no deben considerarse “despedidos”, ya que la Junta se encuentra “negociando y revisando los listados” -contemporizando así con el ataque patronal- y que un grupo “se salvaría” por tres meses más (mientras otros serían “insalvables”).
 
Están jugando con los métodos de la patronal: mantener a los compañeros desmovilizados y aislados del resto de los laburantes. Así es como el número de contratados se redujo a la mitad en seis meses.
 
Para no dejar dudas, Luciano Fernández, secretario gremial de ATE Capital, ha hecho circular un audio donde avala la “estrategia” de los delegados. Por su parte, Catalano insiste en que no hay que hacer paro porque “no hay clima en las oficinas”. ¡Le echan la culpa a los trabajadores, cuando son ellos los que no quieren luchar!
 
Este es el método que vienen desarrollando las direcciones de ATE Nacional y ATE Capital ante la ofensiva del macrismo: un método de desgaste, dejando pasar tandas de despidos y desorganizando los sectores, minando la unidad y la disposición a la lucha de los laburantes estatales. Desde 2015 hemos sufrido 60.000 despidos en todo el país y la modificación de nuestro convenio con el presentismo y la productividad -el aporte de UPCN a la reforma laboral.
Es hora de sacar estas conclusiones y de organizarnos por nuestros puestos de trabajo y en defensa de nuestros derechos laborales.
 
Invitamos a todos los trabajadores estatales a participar del plenario de Tribuna Estatal este sábado 18 de noviembre para debatir entre todos cómo enfrentamos los despidos y la ofensiva contra nuestras conquistas.

En esta nota:

Compartir

Comentarios