fbnoscript
7 de diciembre de 2017

El vaciamiento de OSPIL, la obra social láctea

En abril de este año, en un acuerdo entre las patronales lácteas, el gobierno y la burocracia de Atilra, se redujo el monto del llamado “bono solidario”, un aporte patronal por el cual las empresas pagaban por cada trabajador 3.600 pesos y que va a las arcas del sindicato. A través de este acuerdo, el monto del bono pasó a 1.500 para las grandes empresas y a 750 pesos para las Pymes.

El bono solidario fue establecido en las paritarias del 2009 y significó un caudal de 350 millones de pesos al año. Según el abogado de Atilra, Jorge Coronel, “el bono fue dispuesto para financiar prestaciones médicas de OSPIL”, la obra social de Atilra. Pero en realidad esa plata jamás llegó a la obra social y era destinada directamente a la fundación del gremio en Sunchales, donde se construyó una faraónica obra, con monumento a Néstor Kirchner incluido.

En la actualidad, el trabajador lácteo tiene que abonar 80 pesos por cada atención médica en guardia. Antes sólo abonaba 5 pesos y ese bono no tenía vencimiento. En el caso de la consulta pediátrica, la odontológica y el especialista clínico, el bono va de los 80 a los 250 pesos. Los jubilados también vieron un incremento en el pago de la atención médica en todos sus niveles.

OSPIL, en una circular que giró en marzo de este año, anticipó a los afiliados del gremio (unos 20.000 en total) que se iban a aumentar los coseguros, anticipándose a la entrega que se daría en todo este año. En la circular se excusaba de este aumento en que “las empresas incumplen el pago de sus aportes y obligaciones”.

El peso del desfinanciamiento de la obra social busca ser transferido por la burocracia sobre los hombros de los trabajadores. Los problemas en la atención, a su vez, hacen que los obreros mejor pagos emigren a las prestadoras privadas, profundizando la crisis.

En un tema crucial como es la salud de los trabajadores, la burocracia de Atilra se preocupa simplemente por defender sus propios negociados. Esto se suma a la reciente entrega del convenio colectivo.

Es fundamental para los trabajadores luchar en defensa de las conquistas aniquiladas. La recuperación de la salud se asocia directamente a la expulsión de la burocracia sindical. Por la apertura de los libros de la obra social a comisiones obreras electas en asamblea. Abajo la reforma laboral.

Compartir

Comentarios