fbnoscript
10 de diciembre de 2017

Muere un trabajador en el aeropuerto de Ezeiza: Eurnekian y el Estado son responsables

Por Corresponsal
La Pista - Agrupación Clasista de Trabajadores Aeronáuticos

Carlos Benedetti, inspector de Migraciones, de 53 años, falleció el viernes 7 en su puesto de trabajo -un cubículo de un metro por un metro sin aire acondicionado- mientras atendía a pasajeros de vuelos internacionales. Sufrió un infarto cardíaco.

Sus compañeros denunciaron que el personal médico tardó 20 minutos en llegar, que el desfibrilador estaba sin batería, los tubos no tenían oxígeno y que la adrenalina y demás medicamentos estaban vencidos. Un episodio que fue observado por cientos de personas. 
Según revelaron los propios trabajadores, al menos 3 empleados de migraciones murieron en similares condiciones en los últimos dos años. Según indicaron el hecho quedó registrado en las cámaras de seguridad, como en los celulares.

El principal Aeropuerto de la Argentina no cuenta con insumos para salvar la vida de pasajeros, ni de los empleados que trabajan en horarios rotativos, entre 10 y 15 horas con un descanso de 10 minutos" (Cronica, 7/12). 

La responsabilidad absoluta es de Aeropuertos Argentina 2000, cuyo presidente, Eduardo Eurnekian, luego de ser condenado por la Corte Suprema por evasión en la venta de sus acciones de Cablevisión, fue premiado por Dietrich con la extensión por 10 años de la explotación de todos los aeropuertos del país y ahora le entregan la gestión del futuro aeropuerto del Palomar, que será transformado en comercial (privatizado) con una inversión de $30 millones de pesos puestos por el Estado. Según Clarín, el plan de inversiones sólo para el sector aerocomercial para el período 2015-2019 es de $23.000 millones, destinados principalmente a infraestructura aeroportuaria ($19.800 millones). Un subsidio liso y llano a Eurnekian y las empresas Low Cost, a las cuales está asociado Macri y medio gabinete. En cambio a los trabajadores de Aerolíneas les quieren imponer un 17% de aumento en la paritaria porque "hay que reducir el déficit".

 La precarización afecta a todos los sectores, desde los maleteros, tercerizados de seguridad y limpieza hasta técnicos y tripulantes. 

Los controladores aéreos han perdido su condición de empleados estatales con la creación de la EANA Sociedad del Estado, antesala de la privatización del servicio. En la Ley kirchnerista que le dio origen, apoyada por todos los bloques patronales y burocráticos, el servicio de los "torreros" pasa a ser "esencial" prohibiéndoseles la realización de medidas de fuerza, recurriendo a un gremio fantasmal (ATEPSA) para imponer un convenio negrero.

Es la "revolución de los aviones" del macrismo, que lleva al desguace de Aerolíneas y a un Cromagnon aeronáutico. La decisión esta semana de cancelar la ruta EZE BCN EZE, fue un ataque directo a Aerolíneas, por ser un destino que siempre salió completo y que en 2018 tenía previstas cifras récord de pasajeros con destino al Mundial de Rusia. Los directos beneficiados serán Level, la low cost del grupo IAG (Iberia- British) que ya está ofreciendo este destino y los "socios" de Sky Team.
A horas de la muerte de Benedetti el único comunicado de la patronal solicitaba a los empleados asisitir "elegantes" para recibir a los funcionarios del G20.

Los trabajadores aeronáuticos debemos actuar, incluso por encima de las conducciones burocráticas. 

Exijamos la formación de Comisiones de Seguridad e Higiene, compuestas por representantes electos democráticamente en los sectores, una de cuyas tareas será investigar las responsabilidades de esta muerte y de otros accidentes que se producen cotidianamente bajo la presión de una “mayor productividad” (súper explotación).

Fuera Eurnekian. Juicio a los responsables. Nacionalización de todo el sistema aeroportuario y puesta en funcionamiento bajo control de sus trabajadores.

 

Tambien te puede interesar:

COTO: Cuando la desidia patronal cuesta vida

Otra muerte de un trabajador: ahora, en una curtiembre de Baradero

Compartir

Comentarios