fbnoscript
11 de diciembre de 2017

San Martín: paro y ocupación de la metalúrgica Fainser SA

Los trabajadores de Fainser SA, de San Martín, se encuentran en lucha. La semana pasada votaron la toma de la fábrica- la cual mantuvieron con guardias nocturnas durante todo el fin de semana largo. Y comienzan esta semana con un paro. Se les adeudan dos quincenas de sus salarios.

Fainser es una metalúrgica ubicada en José León Suárez, partido de San Martín, dedicada a la fabricación de calderas y quemadores para la gran industria, teniendo como clientes a Axxion, Pan American Energy e YPF, entre otros.

El dueño de la fábrica es Juan Carlos Lascurian, ex titular de la UIA durante el gobierno de Néstor Kirchner y actual presidente de Adimra (Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina), una de las cámaras patronales que se sientan a negociar los salarios y convenios con la UOM. Lascurian, además, tenía lazos directos con el ahora preso Julio de Vido, lo que le posibilitó, entre otras obras, hacerse contratista de uno de los monumentos de la corrupción K en la obra pública- la Usina Termoeléctrica de Río Turbio (UTRT). La obra comenzó en 2009 y Cristina Kirchner la “inauguró” en la campaña de 2015, pero aún se encuentra fuera de servicio, y ya ha insumido unos U$S 1600 millones. Pero los lazos con el kirchnerismo no terminan ahí: la abogada Romina Mercado – ex directora de Hotesur- hija de la gobernadora Alicia Kirchner, fue la representante legal de Fainser y una de las operadoras para que la empresa sea contratada para dicha obra.

Los trabajadores denuncian que desde finales de 2016 sufren el pago en cuotas tanto de salarios como de vacaciones. Mientras que la empresa se maneja con clientes de envergadura internacional, como petroleras o empresas de ingeniería de grandes obras, mantiene sobre los trabajadores una política de goteo salarial que ha llevado a las familias de los obreros a endeudarse constantemente. Hace solo una semana, han cerrado el comedor de la planta, por falta de pago a los proveedores.

La semana pasada, ante la toma de la fábrica, los trabajadores fueron citados al Ministerio de Trabajo. Allí la patronal intentó imponerles una conciliación obligatoria, la cual los trabajadores rechazaron. Luego de esto, la empresa les pagó un 35% de una de las quincenas atrasadas, con la condición de poder retirar dos camiones de la fábrica, a lo que los trabajadores accedieron.

En el día de hoy, lunes 11, mientras se desarrolla un paro total de actividades, los trabajadores tendrán una reunión con la empresa. Allí prometieron que les presentarán un “plan de pago”.

Los trabajadores comentan también que la fábrica está atravesada por un fuerte debate en torno a la reforma laboral que impulsa el macrismo y sus implicancias regresivas sobre las ya precarias condiciones de trabajo y los bajos salarios. Un grupo de ellos ha participado de las recientes marchas contra este intento de retrotraer las condiciones laborales al siglo XIX.

El ataque a los salarios y a las condiciones de trabajo de los obreros de Fainser es solo una muestra de lo que pretenden, a gran escala,  las cámaras patronales y sus diversos representantes políticos: darle un marco legal, a través de la reforma laboral, a una quita de conjunto de los derechos laborales. Por eso, para la clase obrera, es estratégico derrotar esta reforma.

Desde el Partido Obrero apoyamos la lucha de los trabajadores de Fainser. Llamamos a rodear al conflicto de solidaridad. Lascurian, quien aduce no tener fondos para pagar los salarios, debe abrir los libros contables y demostrar qué destino tuvieron los cientos de millones de pesos que han ingresado a la empresa durante los últimos años. Por el pago inmediato de lo adeudado a los trabajadores y la restitución del comedor de la planta. Apoyemos la lucha hasta conseguir la victoria.

En esta nota:

uia

Compartir

Comentarios