fbnoscript
30 de enero de 2018

Río Turbio: la ocupación de la mina y la extorsión del macrismo

El interventor del gobierno, Omar Zeidán, interrumpió unilateralmente las negociaciones.

Los trabajadores de Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT) llevan seis días de acampe en boca de mina y ocupación pacífica de los sectores de trabajo, en rechazo a los cerca de 500 despidos y a la pretensión de anular parte del convenio colectivo de trabajo 3/75, dictaminados por el interventor del gobierno nacional, Omar Zeidán.

En las primeras horas de hoy (martes 30), un grupo de compañeros ingresaron a la mina hasta la unión 26 –la más profunda del socavón, a 7 kilómetros de la entrada y a más de 300 metros de profundidad– como una medida desesperada frente a la pérdida de sus puestos de trabajo. Pérfidamente, el interventor Zeidán emitió un comunicado en que anuncia el levantamiento de las negociaciones, con la excusa de una “acción desmedida” que imposibilitaría el diálogo, cuando es él quien se ha negado a suspender los telegramas de despido –“no se retrotraen”, insiste en el comunicado que dio a conocer–, al tiempo que multiplica la presión a los trabajadores para que acepten retiros voluntarios. 

En el marco del conflicto, se preveía la realización de movilizaciones hoy en Río Gallegos y Río Turbio, y mañana una gran marcha desde la Usina hasta la boca de mina.

Crece la lucha

Desde la 12 de la noche del día de ayer se llevó a cabo una vigilia convocada por los mineros. La presencia de miles de personas fue una muestra del espíritu de lucha que recorre a la cuenca carbonífera, que recuerda a los mejores momentos de la rica historia de lucha en estos pueblos. Se sumaron columnas de varias gremiales, entre ellas la docente Adosac y el SOEM (municipales).

Día a día crecen los apoyos a la lucha y la conciencia de su importancia para el resto de los trabajadores de la provincia y del país. Una victoria de los mineros sería un primer gran golpe a la política de ajuste del gobierno y a la tentativa de achicar la mina e ir por los convenios colectivos.

Los despidos se inscriben en un cuadro más general de plan de guerra contra los trabajadores, cuya aplicación en la provincia corre por cuenta de Alicia Kirchner, firmante del ´pacto fiscal´ con el macrismo. La lucha de YCRT debe unirse con la lucha de los petroleros que también enfrentan despidos, con la de los estatales contra el congelamiento y ajuste salarial dispuesto por el gobierno provincial kirchnerista y con la del conjunto de la clase obrera contra la reforma laboral.

Reapertura de las negociaciones

Responsabilizamos al gobierno de Macri por lo que pueda ocurrirles a los compañeros y denunciamos la decisión unilateral de Zeidán como una nueva provocación. Exigimos la reapertura de las negociaciones y sostenemos nuestro apoyo incondicional a la lucha minera. Nos haremos presentes en las movilizaciones y en todas las medidas por el triunfo de esta pelea.

¡Abajo los despidos y la intervención de Zeidán y Macri!

¡Por una asamblea comunitaria y un paro general provincial!

En esta nota:

Compartir

Comentarios