fbnoscript
26 de febrero de 2018

Docentes de Córdoba: no al techo salarial de Schiaretti y la UEPC

Vamos por el 25% de aumento

El 15% que negocian el secretario general de Unión de Educadores de la provincia de Córdoba (UEPC), Juan Monserrat y el gobernador Juan Schiaretti, está totalmente en línea con los planteos antiobreros del presidente Macri. Esto cuando se computó un aumento de un 35,9% en la recaudación de la provincia en el 2017 respecto del 2016.

Con el 15% que quieren cerrar, el incremento en  el cargo testigo será de $2250 para todo el año, en cuotas, mientras que la inflación para 2018 se proyecta en un 25 a 30 por ciento, es decir más de 10 puntos por encima de  lo que están negociando,  en un salario ya muy desfasado en relación al aumento en los precios de productos y servicios. 

La cláusula gatillo que se le sumaría al acuerdo no representa una garantía de aumento, porque la maneja el gobierno a su antojo y con índices que no reflejan la inflación real.

Ya es conocido por los docentes el incumplimiento por parte del gobierno de acuerdos salariales o promesas como las de no tocar nuestras jubilaciones. La propia UEPC lo acusó en afiches de incumplidor serial y ahora quiere hace poner la expectativa de los docentes en lo positivo de una cláusula gatillo, sólo para hacer pasar la miseria del 15% de aumento.

En segundo lugar, es falso que los docentes empezamos bien esta negociación con un acuerdo salarial 2017 del 1,5% por encima de la inflación. ¿En qué país vive Monserrat, o en qué provincia?

Lo invitamos a que nos diga qué docente llega a fin de mes y puede hacer frente a los aumentos de los servicios, impuestos, medicamentos y productos de la canasta básica que son en los que hacen evaporar nuestro sueldo, cuyo básico, en el caso de la maestra de grado, es de 5670 pesos. Los docentes que han hecho carrera y accedieron a cargos directivos vieron liquidado su aumento por el impuesto al salario.

Monserrat en el camino del FMI

Monserrat defiende el 15% de Schiaretti en la provincia, que es el mismo techo que quiere imponer Macri a nivel nacional. Las negociaciones no buscan recuperar el nivel salarial ni satisfacer los reclamos docentes, sino garantizarle a Schiaretti el comienzo de las clases “en paz” y el alineamiento con las políticas del gobierno nacional. Monserrat ha puesto por delante los intereses del gobierno para reventar a la docencia.

En declaraciones públicas, el propio Monserrat reconoció que la paritaria del 15% en cuotas es una necesidad del gobierno para seguir contrayendo deuda. Es el plan, según dijo, no ya solo de Schiaretti o Macri, sino del Fondo Monetario Internacional, es decir que es una política del capital financiero y los usureros internacionales.

Así, Monserrat pone a los docentes como una garantía de las deudas del gobierno. Asume abiertamente estar dispuesto a garantizarle la gobernabilidad a Macri a costa de las condiciones de vida y salariales de los docentes. Monserrat pide su lugar en el tren ajustador y muestra que sabe ir por el camino que marca el Fondo Monetario Internacional.

Plenario de delegados con mandato para decidir y direccionar la lucha

Toda esta estafa explica por qué negocian sin ningún mandato y sin ninguna asamblea. Los docentes nos pronunciamos en varias escuelas, a través de mandatos firmados por un aumento no inferior al 25% y por una indexación real y mensual de nuestro salario de acuerdo a índices controlados por los trabajadores. 

La convocatoria a asambleas y a un plenario de delegados con mandato de escuela son la garantía de intervención de la docencia para fijar un plan de acción y romper el techo salarial del gobierno.

TE PUEDE INTERESAR:

VIDAL VA A UNA PARITARIA DE GUERRA CONTRA LOS DOCENTES

Compartir

Comentarios