fbnoscript
8 de marzo de 2018 | #1493

Tucumán: Ocupan el Ingenio San Juan en defensa de los puestos de trabajo

A pesar de los buenos resultados de la zafra 2017 y de la suba en los precios del azúcar y el alcohol, la patronal administradora del Ingenio San Juan finalizó la zafra del año pasado adeudándoles a los trabajadores cerca de 15 millones de pesos en salarios y más de 100 millones a proveedores y cañeros. Estas deudas ponen en peligro el inicio de la nueva zafra y la fuente laboral de 500 trabajadores.  

Frente a esta situación, los obreros del ingenio tomaron cartas en el asunto y, junto a sus familias, tomaron el ingenio como forma de protesta concreta y lugar donde reunirse y debatir en asamblea los pasos a seguir. Los reclamos son: que se les pague el total de la deuda del año pasado y que se garantice el inicio de la zafra con todos los trabajadores. Estos reclamos son llevados tanto a los arrendatarios del ingenio como al gobierno provincial. Ya se ha conformado una comisión de mujeres, esposas e hijas de trabajadores, que se encarga de la olla comunitaria y está impulsando actividades para paliar situaciones graves,  como la falta de útiles escolares para los hijos de los obreros ante el inminente inicio de las clases. Esta comisión de mujeres ya anticipó su participación en la marcha del 8 de marzo para hacer oír sus reclamos.  

La dirigencia burocrática de la Fotia está interviniendo activamente en este conflicto, a diferencia de una lucha similar que se desarrolló hace dos años en la que se mantuvo al margen. Ahora, anticipándose al conflicto que se estaba incubando, procedieron a intervenir al sindicato obrero de la fabrica designando como interventor al secretario general del sindicato obrero del Ingenio Aguilares, quien se rodeó de un sector del activismo de aquella lucha. Este sector especula que, apoyando la intervención burocrática, podrá hacerse del sindicato una vez que la burocracia convoque a elecciones. 

Si se tiene presente que el actual secretario general de la Fotia es Roberto Palina, quien es, a su vez, el actual secretario de Trabajo del gobierno de Juan Manzur, está claro que por la vía de la burocracia, es Manzur el que está  arbitrando una salida a la crisis del ingenio.    
Son varios los grupos que están interesados en el Ingenio San Juan, especialmente por la instalación de alcohol y en especial por las 1.500 hectáreas de tierra aptas para el cultivo de caña de azúcar.  

Para poder asegurar la zafra 2018 y los puestos de trabajo, los obreros y los empleados del ingenio deben responder a las decisiones que se adopte en las asambleas de la fábrica ocupada -o sea al margen de las disposiciones del interventor de la burocracia. Y reclamar que se convoque a un congreso de bases de la Fotia que sesione en el propio ingenio para votar medidas de solidaridad, a la par de preparar los reclamos para la paritaria azucarera, frente al atraso salarial y la precarización laboral.

Compartir

Comentarios