fbnoscript
13 de marzo de 2018

Docentes de Córdoba: UEPC aprueba el acuerdo el acuerdo para sostener a Schiaretti y el ajuste salarial 

Sin que genere mayores sorpresas, la asamblea provincial de UEPC –el sindicato docente de Córdoba– aprobó la propuesta salarial que la conducción había elaborado con el gobierno de Schiaretti. La propuesta no se presenta como un aumento salarial, sino como un “adelanto” a cuenta de la inflación, a concretarse en tres cuotas, con un incremento de base de 15%, coincidente con la pauta establecida por el gobierno nacional. El acuerdo también incluye un recorte de aportes jubilatorios, para establecerlos en los niveles que el gobierno de la provincia acordó con el macrismo (´armonización´). Para los trabajadores, significarán algunos pesos más de bolsillo, a expensas del vaciamiento de la caja previsional. 

La asamblea siguió un camino perverso. Se dijo que la propuesta respeta lo dictado por el FMI para limitar los salarios y permitir así un endeudamiento de la provincia. Se dijo también que la recaudación provincial fue mayor que el incremento de los salarios. Pero no se planteó ni por un momento la posibilidad de enfrentar o mejorar la propuesta del gobierno. Por el contrario, a quienes sí enfrentó la conducción, desde el principio, fue a los docentes. Toda su intervención apuntó a responsabilizarlos ¡por su propia política gremial derrotista! En lugar de defender las medidas de lucha, Juan Monserrat y compañía no pararon de defenestrarlas, atacando a los docentes e intentando mostrar, con una enjundia que haría palidecer hasta al gobierno, un supuestamente bajo acatamiento al paro. Esto después de haberse esforzado por señalar que el paro no incidía en la negociación provincial, que estaba perfectamente encaminada e iba hacia la aceptación, a pesar de no satisfacer ni un ápice a las escuelas. La propia conducción militó contra el paro, para luego endilgarle a los docentes una responsabilidad que le cabe por entero como dirección.

Al cabo de este trabajo de demolición, la conducción logró hacer pasar este acuerdo de rebaja salarial.

¿Hacia dónde va la conducción de UEPC?

La conducción celeste apunta abiertamente a la protección de la política del gobierno. El que era hace un año el “incumplidor serial” y ladrón de jubilados, hoy es defendido por la conducción en nombre de que “no hay que pegarle tanto a Schiaretti porque entonces se viene Cambiemos”. A quienes sí hay que pegarles, según su lógica, es a los docentes para justificar su propia entrega. 

La conducción de UEPC apunta a meter a los docentes atrás de una disputa en la interna del PJ “para resistir el ajuste de Macri”. Pero es un planteo que nace muerto, porque el impulsor del ajuste de Macri en la provincia son el PJ y el gobernador Schiaretti, a quienes Monserrat pretende blindar de la movilización popular y de la lucha de los trabajadores. No sorprende entonces que la burocracia haya resuelto incluso carnerear el paro internacional de mujeres del 8M. Toda la orientación de la conducción de UEPC es un ataque a la lucha, de la misma manera que CTERA levantó el paro sin mandato y saludó “hasta abril”.

La conducción de UEPC no se apoya en el proceso de movilización popular y de lucha obrera que repudió la reforma jubilatoria en diciembre pasado y que ha puesto en jaque la reforma laboral del gobierno. Por el contrario, intenta neutralizar ese proceso atrás del PJ, bloqueando la lucha de los trabajadores para dejar pasar el ajuste. Lo explicitaron con todas las letras en la asamblea: “Esta no es una etapa de lograr aumento; es una etapa de resistir”. Pero no se puede resistir a la par del verdugo. Este aserto falaz coloca a los docentes como carne de cañón de las especulaciones  electorales del kirchnerismo, el PJ y la burocracia sindical. 

Las tareas de la docencia

Lejos de toda esta especulación, la docencia de Córdoba no se conforma con el 15% del gobierno ni ha abandonado el reclamo por el 82% móvil, olvidado por la conducción celeste. 

Lo que la conducción quiere presentar como un conflicto ya cerrado, en realidad continuará abierto porque ahora hay que cuidar el salario y no abandonarlo a la arbitrariedad de las actualizaciones de la ´cláusula gatillo´ del gobierno. 

Contra el acuerdo de una asamblea departamental amañada y minoritaria, hay que defender el método de la huelga, la asamblea y la movilización como las únicas herramientas para enfrentar el ajuste del gobierno. Para derrotar a la asamblea de departamentales que decide por fuera de las escuelas, hay que preparar un plenario general de delegados de escuela de toda la provincia con mandato. Esto no sólo garantiza la decisión democrática, sino además le da fuerza a la lucha. Hay que defender el frente único de la oposición, que en la asamblea de Capital votó un programa que orienta a la docencia hacia un camino inverso al del gobierno y la conducción. El frente único no puede hacerse con el gobierno ajustador como quiere la celeste, sino con los trabajadores en la lucha. Proponemos un plenario general de todo el activismo y la oposición para impulsar de manera unificada la necesaria lucha de la docencia para defender el salario, la jubilación, las condiciones de trabajo, la escuela pública, y derrotar la política privatista y ajustadora del gobierno.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios