fbnoscript
11 de abril de 2018

Acto y movilización de trabajadores del INTI, Posadas y mineros

Por la mañana, fueron reprimidos en el Obelisco.

Los trabajadores estatales en lucha, junto a otros del ámbito privado y organizaciones de desocupados, protagonizaron hoy una extensa jornada de lucha contra los despidos y el ajuste de Macri y los gobernadores, que sufrió alrededor del mediodía la represión de la Policía de la Ciudad. 

Las medidas se dieron en el marco del paro nacional de ATE, que coincidió con el paro protagonizado por la docencia de universitaria de todo el país –convocado por la Conadu Histórica.

Por la mañana se convocaron en la zona del Obelisco los trabajadores del Hospital Posadas, quienes enfrentan el anuncio de un nuevo centenar de despidos tras los 127 ejecutados meses atrás; los mineros del Río Turbio; los profesionales y técnicos del INTI y otros estatales, así como trabajadores despedidos de Ferrobaires, de fábricas de la Alimentación, entre otros, y organizaciones solidarias. Allí fueron reprimidos con gases y palos por la Policía de la Ciudad, cuando pretendían realizar un corte para difundir los conflictos; y detenidos dos trabajadores, entre ellos el minero Daniel Uribe –más tarde liberado. 

Tras el ataque policial los manifestantes se reagruparon, y por la tarde confluyeron en Congreso con más estatales y organizaciones de desocupados que habían protagonizado una acción matutina en el Puente Pueyrredón, docentes universitarios de AGD-UBA y Conadu Histórica.

Contrastes

El acto central realizado en Congreso, con una larga lista de oradores, puso de manifiesto el contraste entre las esmeradas luchas en curso –Inti, Posadas, el Turbio llevan meses dando pelea contra los despidos y el desguace y privatización de los organismos- y la Lista Verde que conduce ATE nacional, que se ha empeñado en aislar y llevar al desgaste esos conflictos. 
La limitada presencia allí de estatales fue la consecuencia natural de un paro que la conducción de “Cachorro” Godoy convocó sin campaña alguna (los trabajadores del gremio no contaron siquiera con un afiche masivo llamando a parar, mucho menos con asambleas preparatorias). Ocultando esta convocatoria de tipo ritual, el socio de Godoy en la CTA Autónoma, Ricardo Peidró, hizo gala de combatividad desde el palco, en función de la disputa burocrática que mantiene con el sector de Micheli.

Una orientación diferente fue la que defendió la Coordinadora Sindical Clasista frente al paro y la jornada de lucha. La agrupación Naranja de ATE-INTI se empeñó en los días previos en preparar la movilización de hoy desde el organismo al centro porteño, recorriendo la sede central y convocando asambleas en los sectores. La conducción de Conadu Histórica, que integra la CSC, impulsó un paro de la docencia universitaria que se destacó por su masividad. Tanto Antonio Roselló, adjunto de la Conaduh y miembro de la CSC, como Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero, denunciaron en sus intervenciones en el acto el rol de la colaboración de la burocracia sindical de la CGT con el gobierno, y plantearon la necesidad de un paro activo nacional y de un plan de lucha.

Para garantizar el triunfo de todos los conflictos y quebrar la ofensiva del gobierno y las patronales, es menester poner al movimiento obrero de pie con acciones contundentes.
 

 

 

 

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios