fbnoscript
26 de abril de 2018 | #1499

Subte: hay que dar un giro urgente

Por un plan de paros crecientes, por el salario y la personería

A una semana de comenzado el “plan de lucha” de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) en el Subte, la patronal y el gobierno no dan signos de sentir ni cosquillas. Es que las medidas adoptadas, de apertura de molinetes un día y paros de 5:30 a 7:30 al día siguiente, de una sola línea por vez, no afectan sustancialmente el servicio.

Mucho menos si se lo vincula con el calibre del ataque lanzado por patronal y gobierno: no sólo Metrovías dio por cerrada la paritaria, firmando con la UTA de un 15% de aumento en cuotas, sino que se descontará un 1% de todos los sueldos para las arcas de la burocracia de Roberto Fernández. Pero no es todo: en una combinación política evidente, el Ministerio Triaca y la Corte Suprema desconocieron la personería gremial que poseía la AGTSyP, que queda así en manos de la UTA, un gremio que la masa de trabajadores del Subte desconoce. Súmese a ello una ofensiva de sanciones y medidas de flexibilización, y los trascendidos sobre un operativo para liquidar la jornada de 6 horas por insalubridad, vinculado con la nueva licitación del Subte.

Semejante ataque amerita, qué duda cabe, una respuesta contundente por parte del sindicato y sus trabajadores y no apenas medidas cosméticas para “hacer que se lucha” sin mover el amperímetro, típicas de las conducciones que revistan en la CTA. Accionar detrás del cual hay una concepción política, que pregona que no es momento de enfrentar con la acción directa a un régimen duro y que se debe colocar la energía en un frente electoral opositor con vistas al año 2019.

La Naranja del Subte tiene una posición opuesta, que la dirección gremial se negó a bajar a las asambleas de las líneas. Pasar a un plan de paros crecientes de todo el Subte y movilizaciones con dos reclamos centrales: paritaria de la AGTSyP por 35% de aumento salarial y devolución de la personería gremial arrebatada. Y convocar una asamblea general para votar y salir con fuerza al plan de lucha. Se aprecia un acuerdo con esta propuesta en sectores extendidos del Subte que sienten que se está en presencia de un ataque estratégico del régimen político a los “metrodelegados”. Varias asambleas se han pronunciado por paro total de 6, 12 ó 24 horas.

Es importante que los delegados combativos y el activismo se reagrupen para superar las limitaciones de la conducción. La inoperancia de las medidas actuales y la indiferencia patronal van a abrir nuevos capítulos de este conflicto clave para el futuro de los luchadores del Subte.

Compartir

Comentarios