fbnoscript
26 de abril de 2018 | #1499

DOCENTES UNIVERSITARIOS

Luego del parazo, sigue el plan de lucha

El 26 y 28 de abril, los docentes vuelven a la huelga
Por Ileana Celotto
secretaria general de la AGD-UBA

Frente a la falta de propuesta y hasta de convocatoria a reunión paritaria, y con el reclamo del 25% de aumento, la cláusula gatillo, 17.000 pesos para el cargo testigo (equivalente al maestro simple) y salario para los ad honorem, la Conadu Histórica, nuevamente coincidiendo con la Conadu, volverá a parar el 26 y 27 de abril. De acuerdo con lo decidido nacionalmente, esta vez AGD-UBA y los distintos sindicatos en cada universidad, realizarán en esas jornadas distintas acciones, incluyendo cortes y clases públicas, para reclamar la convocatoria a paritaria y para romper el techo paritario, que pretende imponernos el gobierno nacional.

En las primeras jornadas de paro del 10 y 11 de abril, con más del 80% de acatamiento, la docencia universitaria del país respondió al congelamiento en que mantiene el gobierno a nuestros salarios desde octubre de 2017 y a la provocación de convocar a una única reunión paritaria sin ningún ofrecimiento salarial.

Esa contundente respuesta en todas las universidades nacionales también expresa el repudio al recorte de 3.000 millones de pesos sobre un ya apretado presupuesto total de 103 mil millones para las universidades nacionales, en una clara medida más de ajuste hacia la educación pública. Siendo que el 90% del presupuesto se destina al pago de salarios, queda en claro que el golpe es a todo lo que implica infraestructura, mantenimiento, becas y cumplimiento de promesas firmadas en otras paritarias y convenios colectivos de docentes y no docentes. Este achique presupuestario en las universidades nacionales debe denunciarse en el marco de toda una política de avance en la mercantilización de la educación superior y como parte de la campaña contra el arancelamiento y el Sistema de Reconocimiento Académico de Educación Superior, que equipara a las universidades privadas con las públicas en las posibilidades de currícula de cada estudiante.

Los rectores nada han manifestado respecto a este recorte, demostrando una vez más que son cómplices y actores del ajuste. La semana próxima será una nueva demostración de la organización de los docentes y de la bronca frente al plan de guerra del gobierno nacional que, en el plano de las universidades nacionales, aplican también los rectores.

¡Vamos por otro parazo el 26 y 27!

Compartir

Comentarios