fbnoscript
18 de mayo de 2018

Cesantías en el Hospital Garrahan: empezó la lucha por la reincorporación

La patronal quiere dejar en la calle a una compañera embarazada
Por Alejandro Lipcovich Delegado de la Junta Interna ATE Hospital Garrahan

El jueves 17 de mayo se realizó una importante asamblea en el Hospital Garrahan, convocada por la combativa Junta Interna de ATE. Cerca de 200 trabajadores y trabajadoras nos reunimos en el hall de la calle Combate de los Pozos. La convocatoria, sensiblemente superior a las de reuniones anteriores, ilustró el repudio al creciente despotismo patronal, que se refleja en al menos cinco cesantías, las sanciones a enfermeras franqueras por no realizar una jornada extra (optativa por definición) y el propósito oficial de imponer paritarias al 15%. 

Al despido del enfermero Sergio Herrera se suma el de una trabajadora del área de Esterilización. A la vez, habría una lista con tres cesanteados más. En todos los casos, el argumento patronal para dejarlos en la calle reside en la “injustificación de faltas”, que según Recursos Humanos superarían las cinco habilitadas por año. Sin embargo, es claro que no estamos frente a un tema leguleyo por varios motivos. En primer lugar, porque existen pruebas fehacientes que los compañeros aportan respecto de las oportunas causas de sus faltas. El bochorno es tal que la técnica de esterilización está embarazada, lo cual debería ser motivo suficiente para una reincorporación inmediata; no obstante, Recursos Humanos informó que “empezó un plazo de reconsideración”, sin garantía de nada, y solo referido a ella. Sobre Sergio admiten que los certificados médicos “podrían justificar” -o sea que son reales- pero que el problema son los plazos. El Consejo de Administración, un quinteto nombrado a dedo por el gobierno que percibe ingresos de seis cifras mensuales, se escondió cobardemente, evitando dar la cara al colectivo de trabajadores que movilizó a las puertas de sus oficinas.

En la asamblea hubo plena conciencia de que dejar pasar estas cesantías habilitaría una ofensiva mayor a turno seguido, de parte de un gobierno embarcado en el acuerdo con el FMI y el desguace de la salud pública. Las intervenciones de varias enfermeras fueron conmovedoras, porque pusieron blanco sobre negro los atropellos sistemáticos de la patronal sobre aquellos y aquellas que dejan el cuerpo -y la vida- en la primera línea de la atención a los pacientes. Los laberintos burocráticos por cometer “el delito” de enfermarse, o reclamar cobertura por accidentes laborales, las jornadas extenuantes para completar salarios miserables, los aprietes, el maltrato...este cóctel reclama que digamos basta. 

Las resoluciones de la asamblea fueron unánimes: en primer lugar, la negativa a cualquier despido y el reclamo de reincorporación inmediata. A la vez, rechazamos el 15% de Macri y UPCN, y nos pronunciamos por un 25% con gatillo, que incluya una suma fija de $7000 para las categorías bajas, que hoy orillan la línea de pobreza. También nos pronunciamos contra el pacto con el FMI y por un paro activo de las centrales sindicales contra el ajuste y los tarifazos. Las compañeras de la comisión de mujeres informaron respecto de las próximas actividades por el derecho al aborto, que incluyen un pañuelazo de estatales el próximo martes en el Congreso. Votamos, por último, la continuidad del plan de lucha, que deberá ser creciente y sumar a más compañeros y compañeras, hasta obtener la victoria. Por ello, realizaremos una concentración en las puertas del Hospital el próximo miércoles y una nueva asamblea la semana próxima. 
Contra los despidos, por nuestro salario y condiciones de trabajo, pongamos al Garrahan de pie. 

 

TE PUEDE INTERESAR: Hospital Garrahan: quitan el alojamiento para familiares de niños del interior
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios