fbnoscript
20 de mayo de 2018

Municipales de Tigre: el fraude del 27% de Zamora y Leonardi

Por Gonzalo Dominguez Pose
Dirigente del Partido Obrero de Tigre

El Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales de Tigre, Walter Leonardi, en una entrevista con un medio zonal confirmó el cierre de la paritaria distrital con un incremento del 27% en un solo pago, más un bono en el mes de Junio. Este incremento colocaría el salario mínimo de los trabajadores del distrito en 17 mil pesos por 45 horas de trabajo, según Leonardi. Además de reivindicar el salario de los trabajadores municipales de Tigre como “uno de los mejores de la provincia” (mal de muchos...) y saludar la relación que tienen con el actual intendente Julio Zamora, Leonardi llamó a la colaboración de los sindicatos con los intendentes municipales planteando que no tienen que existir enfrentamientos entre los gremios y las intendencias. Pero a pesar de las declaraciones y pretensiones de Leonardi, el acuerdo paritario no solo no representa el 27% de incremento sino que además, profundiza la flexibilización y la precarización que desarrolla el municipio en materia de salario y condiciones laborales.

El trabajador municipal de Tigre percibe un salario conformado por un sueldo básico de $12.300 más un ítem en negro llamado "productividad",  que representa el 45% del sueldo -quedando por fuera de la liquidación del aguinaldo, no generando aportes jubilatorios y tampoco a la obra social-.

En el nuevo arreglo paritario este ítem en negro se “achica” del 45% al 38% del salario.  El sueldo básico se encuentra por debajo de la línea de pobreza (calculada hoy en 17 mil pesos) y el salario total muy por detrás de la canasta básica familiar que ronda los 27 mil.  El nuevo acuerdo paritario representa un incremento real del 20%, recibiendo el trabajador municipal en mano $17.500. Además, se desconoce aún la cifra del bono que se percibirá solamente en Junio.  Con el nuevo acuerdo paritario, el propio Leonardi, reconoce que un trabajador municipal no va a llegar a cubrir la canasta familiar.

Es importante destacar que el acuerdo paritario se firmó en un contexto donde la inflación del primer cuatrimestre ya se comió 10 puntos del 15%  que el gobierno nacional planificaba como inflación anual. A esto hay que sumarle los tarifazos de los servicios anunciados para estos meses y la devaluación del peso en las corridas cambiarias de la última semana. Este falso 27% que anuncia el sindicato municipal ya está quedando muy corto.

Con el correr  de los meses se planteará la necesidad de la reapertura de las paritarias municipales, en las que desde el Partido Obrero de Tigre levantaremos nuestra posición de exigir un salario municipal igual a la canasta familiar.

Estado negrero

Al salario en negro se le suma la precarización y flexibilización laboral. Actualmente el 70% de la planta funcional del municipio se encuentra bajo un convenio precario que coloca la mayoría de sus trabajadores por fuera de planta permanente. Esta forma de contratación -que abunda en general el Estado- hace que a empleados con más de 10 años de servicio no se le reconozcan el porcentaje por antigüedad, obligándolos a trabajar bajo un contrato donde no se le permite desarrollar ningún tipo de carrera laboral y con la incertidumbre de la renovación a fines de año. Zamora y Leonardi habrán dejado de ser massistas, pero siguen igual de negreros. Planteamos que es necesario el pase a planta permanente de todos los trabajadores que respete y asegura  una carrera laboral en base la estabilidad y el sueldo por antigüedad.

Los trabajadores necesitamos debatir la necesidad de una nueva dirección en el sindicato municipal ya que la actual está totalmente ligada al intendente, como lo estuvo bajo la intendencia de Massa. Llamamos a todos los trabajadores a realizar reuniones y asambleas en los sectores para rechazar este acuerdo que condena al municipal a un salario de hambre.


 

Compartir

Comentarios