fbnoscript
31 de mayo de 2018 | #1504

Télam: masiva asamblea vota seguir el paro contra los despidos

Con más de 300 compañeros

La descomunal asamblea que protagonizaron los trabajadores de Télam (Agencia Nacional de Noticias) en la tarde del martes 29 sólo puede ser comprendida, en toda su dimensión, como parte de un cambio más general en las relaciones de fuerza entre los trabajadores y el gobierno, empeñado en aplicar las recetas ajustadoras del FMI.

Más de 300 compañeros se dieron cita en la convocatoria unificada efectuada (como hecho inédito en los últimos años) por los tres sindicatos de Prensa que funcionan en Télam. Tal era la cantidad de convocados que hubo que producir un desplazamiento de la asamblea a la planta baja para poder funcionar.

La convocatoria, incluso, obtuvo una primera victoria: el intento de evitar el ingreso y participación de los dos despedidos, con el jefe de personal a la cabeza, fracasó. Los compañeros participaron de la asamblea e intervinieron en la misma.

El paro por tiempo indeterminado arrancó el 28 de mayo, luego de conocerse el despido de dos periodistas por una nota sobre la titularidad de las Lebac, días antes del famoso vencimiento de mayo, que fue precedido por la corrida cambiaria.

Dos semanas después, la empresa accionó contra los compañeros cesanteándolos. Télam denunció que la nota en cuestión tenía una “intencionalidad” de crear zozobra en el “mercado”. A pesar de esta denuncia, el texto nunca fue retirado del portal de la agencia, cosa que sucede a menudo frente a noticias que tengan datos equivocados.

La decisión de la agencia de mantener el texto indica el montaje de una provocación para golpear y abrir un ajuste a fondo contra los trabajadores. Desde hace varios meses, la patronal macrista viene tanteando el terreno con golpes de todo tipo, desde suspensiones de compañeros, que motivaron paros parciales, a ataques al movimiento de la mujer, como sucediera luego del 8M, cuando la patronal inició sumarios contra delegadas y trabajadoras, para atacar al poderoso movimiento de las compañeras del Sipreba, quienes concurrieron a la movilización con un paro de actividades.

La motivación de los despidos supone, en primer lugar, un ataque a la libertad de expresión y, más en general, marca la intención patronal de producir un “disciplinamiento social” que abra las vías del ajuste.

Para este objetivo, la patronal se mueve en varias direcciones. A los despidos se suma el pedido de Télam al Ministerio de Trabajo de que adecue la cantidad de delegados existentes de los tres sindicatos con representación en la empresa, a la ley sindical. Una vieja aspiración empresaria, expresada por el titular de la Cámara de la Alimentación, Daniel Funes de Rioja y de toda la burguesía, que va dirigida contra todos los gremios estatales.

En la asamblea, las intervenciones de los distintos compañeros reflejaron el nivel de conciencia que hay entre los trabajadores de la agencia sobre la brutalidad del ajuste que se avecina. El planteo inicial de levantar el paro en la noche del martes, para reconvocarlo el jueves al mediodía con un acto en la puerta, fue desechado ante la falta de respuestas de la patronal.

Algunos compañeros mencionaron la posibilidad de que el paro ocultase un posible lock-out patronal. Se consideró entonces que era más importante aún mantener la medida de lucha y denunciar cualquier intento extorsivo del macrismo.

Como dato político, la moción inicial fue retirada y se votó por unanimidad el paro hasta que la empresa revea los despidos. La asamblea resolvió también unir su lucha a todos los conflictos en curso y participar de la movilización nacional de Prensa convocada para el 6 de junio contra los despidos y agresiones estatales contra los trabajadores de Prensa.

Debemos tomar nota de que se reafirmó el paro por tiempo indefinido por dos despidos, en un gremio que viene siendo golpeado desde hace dos años con miles de cesantías. El Sindicato de Prensa (Sipreba) debe asimilar este cambio de actitud entre los trabajadores y obrar en consecuencia.

El jueves a las 12, en la sede de Bolívar al 500, los trabajadores convocan a una radio abierta en solidaridad con el conflicto.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios