fbnoscript
11 de junio de 2018

Gran movilización de la CTA Autónoma Mendoza

El viernes 8 de junio, medio millar de trabajadores marcharon por salario y doble aguinaldo y contra los tarifazos. El 14 vuelven a la calle.

Una gruesa columna de la CTA Autónoma marchó el viernes 8 de junio por las calles mendocinas. Más de medio millar de compañeros reclamaron por la reapertura de la discusión salarial y por el doble aguinaldo -una campaña que viene impulsando la central entre todos los estatales, en particular entre los municipales, profesionales de la salud y judiciales- y plantearon el rechazo al acuerdo de Macri con el FMI, que implica redoblar el ajuste contra el pueblo trabajador.

Se destacó la presencia de las principales juntas internas de ATE del gran Mendoza, fruto de un gran trabajo de preparación con reuniones, asambleas y recorridas por los principales hospitales con Raquel Blas a la cabeza. La movilización está marcando un principio de recomposición de la organización sindical de base, que tiene como horizonte el impulso a un congreso de delegados de base. Este método difiere con el conjunto del sindicalismo provincial.

También participaron el Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados (CGT); compañeros de ALCO, de la alimentación, que están en lucha por salarios no pagos; la Azul Celeste de Telefónicos, que enfrenta persecuciones y aprietes; y nutridas columnas del Polo Obrero y la organización territorial de la CTA, que reclaman trabajo genuino y la garrafa social a $150.

Atraso salarial y cláusula gatillo

La escalada devaluatoria de mayo dejo en evidencia dos aspectos centrales: por un lado, la farsa de las mal llamadas “cláusulas gatillo”; por el otro, que un sector importante del sindicalismo se “comió el amague” de la meta inflacionaria del 15% del gobierno.

La inflación en Mendoza, según la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas –DEIE, el “Indec” provincial-, es de un 12,4% en los cuatro primeros meses del año. Si se tiene en cuenta la corrida cambiaria y la segunda tanda de tarifazos en mayo, la inflación acumulada pasaría holgadamente el 16% antes de cumplirse medio año. La mayoría de los trabajadores del Estado mendocino solo han recibido un aumento del 5% desde enero –se trata de un 11% de disminución salarial-; recién en junio los estatales tendrían un 5,5% de aumento, que no cubre ni por cerca el atraso salarial, y finalmente noviembre un 5,2%.

Queda en evidencia la importancia de la pelea por la cláusula gatillo mensual, que colocaron como elemento central de las discusiones paritarias las agrupaciones de la Coordinadora Sindical Clasista, centralmente Tribuna Docente y la Naranja Judicial. El desprecio a este planteo solo se explica por la concesión al macrismo de su poder de controlar la inflación.

Frente único estatal

La CTA Autónoma de Mendoza viene impulsando reuniones con sindicatos y agrupamientos estatales para poner en pie un frente único de trabajadores estatales para forzar la reapertura de la discusión salarial, planteando como mínimo: el adelanto y unificación de todas las cuotas de aumento salarial pautadas para el año en el próximo mes; el doble aguinaldo y el establecimiento de una actualización salarial de acuerdo a los índices de la DEIE.

El método propuesto ha sido el de un plenario de delegados estatales para votar un planteo salarial y pliego de reivindicaciones al igual que un plan de lucha unificado. Gremios como Apel de legislativos o SiTea de administración central adhieren al planteo y lo han expresado en diferentes reuniones conjuntas.

Los acuerdos de aparato o cúpulas, sin un planteo de reagrupamiento de la base y el activismo, están condenados al fracaso. Por otro lado son el caldo de cultivo para la recomposición de tendencias burocráticas. Esto se hace evidente centralmente en el Sute, donde las expulsadas burocracias Celeste y Azul Naranja están dedicadas a la intriga y la difamación contra el FURS (frente que recuperó el gremio docente en las últimas elecciones).

En defensa del salario, contra la reforma laboral

El 14 de este mes, en el marco del paro nacional de las CTA, la CTA-A mendocina estará nuevamente en la calle con los reclamos salariales y sociales, pero destacando el rechazo a la reforma laboral y previsional, pilares del acuerdo entre Macri y el FMI. 

La preparación de un plenario de delegados estatales, junto con la preparación hacia el encuentro del 23 convocado por el Sutna y una serie de sindicatos combativos, marcará la agenda de los luchadores en Mendoza.

En esta nota:

Compartir

Comentarios