fbnoscript
13 de junio de 2018

Frente a las elecciones en ATE-Educación

El 12 de julio, vamos por una junta interna que organice la lucha contra el ajuste de Macri y el FMI.

Este lunes 11 se oficializó la presentación de la lista Verde Roja Negra Naranja para las próximas elecciones de Junta Interna y cuerpo de delegados de ATE en el Ministerio de Educación de la Nación, que tendrá lugar el 12 de julio.
Será la cuarta vez que la oposición presenta una alternativa a la burocracia kirchnerista de la Verde y Blanca, luego de que en el año 2012, un pequeño sector que era parte de la Junta Interna, quebrara la misma a partir de una maniobra fraudulenta pergeñada con los funcionarios del momento y con la conducción de ATE Capital. En aquella oportunidad, afiliaron compulsivamente a decenas de personas que habían ingresado al Ministerio durante la administración anterior.
A pesar de ello, los sectores que componemos la Verde Roja Negra Naranja nos hemos colocado como una referencia para un importante sector de trabajadores. Como organizadores de los sectores, nos hemos puesto a la cabeza de luchas contra despidos, por condiciones de trabajo y edilicias, por el pase a planta permanente, por los derechos de la mujer trabajadora, y hemos sido partícipes de cada acción del sindicato y del movimiento obrero en general, muchas veces ignoradas por la propia Junta Interna. 

A los sucesivos fraudes de la Verde y Blanca, le opusimos grandes campañas de afiliación que nos permitieron conquistar el 35% de los votos en cada una de las elecciones de Junta Interna, y en la última elección quedamos a sólo 16 votos de conquistar el cuerpo de delegados de Pizzurno.

En esta ocasión, iremos a una campaña a oponer la orientación política que tiene la actual Junta Interna. Ésta ha desorganizado a los trabajadores mediante la inacción y la parálisis. No solo porque lleva más de 14 meses sin convocar a asambleas en el Ministerio, contraponiéndolas con eventos rutinarios apuntados a su base más cercana, sino también porque dilapidó la fuerza de la ocupación de fines de 2016, levantándola a cambio de nada.


La impugnación que hemos hecho por el nuevo fraude tuvo una respuesta de la Verde y Blanca que nada tiene que ver con un debate de ideas, sino con ocultar cuál ha sido su objetivo con la maniobra que denunciamos. En el texto, sostienen “que no respondemos a dirigentes que rápidamente saltan de la conducción de un espacio sindical a la cámara de diputados. No utilizamos a los y las trabajadoras como trampolín para la política y por esa razón somos verdaderamente independientes; solo nos conduce la voluntad de nuestros afiliados y afiliadas, no las mesas chicas del Partido Obrero ni sus medios de prensa”. Como quien tiene cola de paja, niegan que a su espacio político sólo le importe el carrerismo, cuando sobran los ejemplos de cómo este espacio aprovechó conducciones sindicales para saltar a la Cámara de Diputados -como han sido en los últimos años los casos de Depetri, Yasky, Vanesa Siley o Walter Correa. La alusión velada a Romina Del Plá y a Néstor Pitrola esconde el disgusto que les genera que haya diputados de los trabajadores que confronten tanto al macrismo como al kirchnerismo.

La orientación de fondo es no desenvolver una lucha consecuente contra el macrismo para no hacer olas, esperando a un recambio electoral en 2019. Por ello adelantaron las elecciones para evitar una participación masiva por parte de los trabajadores. Desde la Naranja, en conjunto con la Verde Roja y Negra, desenvolveremos un planteo opuesto: enfrentar ahora a los planes de Macri y el FMI con una Junta Interna que organice la lucha contra el ajuste.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios