fbnoscript

Viernes negro en Río Grande: 800 metalúrgicos despedidos

La maratón de horas extras y super producciones de televisores y electrodomésticos culminó abruptamente con el inicio del Mundial. La modalidad no es novedad en la industria fueguina, líderes en flexibilización laboral, que contratan mano de obra barata con los ya famosos “contratos basura” y la nueva modalidad para contratar jóvenes menores de 25 años, a la mitad de lo que cobra un trabajador de planta, por la misma tarea, para aumentar su producción de cara al Mundial.

En medio de una conmoción popular por el pacto con el FMI, la suba sideral de tarifas y la caída en picada del poder adquisitivo, Tierra del Fuego, la provincia gobernada por el PJ-FpV enfrentó un verdadero viernes negro en la ciudad de Río Grande donde quedaron desafectados alrededor de 800 metalúrgicos.

Los despidos encubiertos detrás del contrato basura dejaron 600 despedidos en BGH. Por su parte, en Foxman, se aprovechó la oleada para ajustar a los efectivos con 45 suspensiones por 60 días, más un adeudamiento del 50% del sueldo correspondiente al mes de abril. En Famar, la UOM acordó con la patronal la reducción de la jornada laboral a seis horas con una caída del 25% del sueldo, lo que se suma a que este gremio, a finales del año pasado, firmó el congelamiento salarial por 24 meses, a cambio de frenar los despidos y suspensiones por el mismo tiempo (lo que no estaría sucediendo ya que la letra chica, tal como fuera denunciado oportunamente, no contemplaba a los contratados; por ejemplo, en Fapesa –Phillips-, donde los 140 telegramas de despidos emitidos afectaron antes de lo acordado a contratados con plazo fijo).

El silencio ensordecedor de la dirección de la UOM se agrava cuando los trabajadores que objetan contra estas maniobras espurias son hostigados. Tal es el caso de la fábrica Audivic, donde la patronal echó a un trabajador con argumentos en el artículo 242 (sobre falta de confianza). Frente a los 96 despidos efectuados en esa fábrica, el trabajador habría manifestado su descontento por la situación en medio de una asamblea. Automáticamente, y a pesar de la voluntad contraria de la burocracia, los trabajadores decidieron frenar la producción.

La relación entre la patronal y la UOM es indisimulable. Cuando los trabajadores de contrato PPD (Personal de Planta Discontinua) de la empresa BGH se autoconvocaron para movilizarse hacia el Ministerio de Trabajo en busca de respuestas a los despidos y a la violación de la resolución 320 que establece que un PPD debe trabajar al menos cuatro meses al año, el cuerpo de delegados de la UOM no acompañó la medida porque se sintieron “ofendidos”. Según dicen, los trabajadores no habían consultado con la UOM la decisión de esta medida. Sin embargo, uno de los PPD manifestó: “lo primero que hicimos, antes de mostrársela [a la carta con adhesión de 87 firmas] a los compañeros fue llevársela personalmente a los delegados. Les pedimos si podían juntar firmas en toda la planta y nos dijeron que no. No nos quisieron apoyar”, y criticó a Oscar Martínez, secretario general de UOM Río Grande, quien ante los medios asevera apoyar las medidas, pero en los hechos demuestra lo contrario.

La dirección de la UOM, que inmoviliza a las masas, no ofrece una salida real para los trabajadores. La movilización convocada para el miércoles 20 en “defensa de la soberanía” actúa como una cortina de humo frente a los despidos. En vez de enfrentarlos con asambleas, paros de líneas de producción y ocupación de toda fábrica que cierra y despida, se convoca a una marcha con una orientación distraccionista.

Desde el Partido Obrero llamamos a conformar un Congreso de Bases que discuta un plan de lucha obrero para enfrentar la crisis, los despidos y el régimen de pseudo “promoción industrial” entre otras cuestiones. Estos y los reclamos que atraviesan a la clase trabajadora son los que se debatirán en el Plenario Nacional de Trabajadores convocado por el sindicalismo combativo, este sábado 23 en Lanús.

Compartir

Comentarios