fbnoscript
26 de junio de 2018

CTA Micheli: anormalidades sin precedentes en la elección de una central inexistente

Las elecciones convocadas para este jueves 28 pintan de cuerpo entero a la CTA que conduce Pablo Micheli. Es que el vacío organizativo provocado por la no participación de los sindicatos que forman parte de la CTA Autónoma dará cuenta del derrumbe político de este sector.

Todo el proceso electoral se desarrolló en el terreno de las irregularidades que no solo tienen un carácter político para que las elecciones sean lo menos democráticas posible, sino también de ilegalidad, violando plazos y condiciones ¡que ellos mismos establecieron!

En primer lugar, el michelismo pretende que las elecciones transiten con la menor participación posible. Por ello, no han dado publicidad de las elecciones en los lugares de trabajo. Especulan con que los comicios se desenvuelvan como un trámite administrativo para la conservación de su sello.

Sumado a ello, han incumplido con los términos de su propia convocatoria electoral. Informaron la cantidad de congresales a presentar por cada provincia o regional, 24 horas antes que venza el plazo para la presentación, extendiendo ese pedido sólo por 20 hs. más ante un reclamo de la lista 3. 

Presentadas las listas, corresponde, según el estatuto redactado por ellos, que en el transcurso de 48 hs. se notifique la oficialización o el rechazo a la presentación. Pero la oficialización llegó con una demora de 12 días. El padrón para las elecciones lo entregaron también con más de una semana de demora, agravado por el hecho de que sólo está presentado en vía digital, demorando una constatación impresa y con firma, única forma de que estos puedan ser verificables e inmodificables.

El padrón fue armado en base a las elecciones de 2010, porque la conducción actual no tiene accesos a los registros a actualizados. A 48 hs. de la elección no existe el padrón por urna, ni la certeza de que participarán los afiliados de ATE Capital o de ATEN Neuquén, en este último caso dejando afuera de la elección tanto a los dirigentes de la reciente huelga triunfante de la docencia de la provincia, como así también a históricos dirigentes de dicho sindicato. Ni la CTA local ni la Nacional han intercedido para resolver este fraude.

A su vez, la Junta Electoral ha oficializado regionales que no existían en la convocatoria, permitiendo que sólo se presente la lista 2 Verde y Blanca, aliada al oficialismo, ofrendándoles regionales y cargos sin disputa política mediante. 

Sus socios para estas elecciones, sea la Verde y Blanca kirchnerista, la conducción del Sutef o el gandolfismo en Bahía Blanca no se han pronunciado sobre estas irregularidades, lo que daría cuenta de una complicidad en torno al fraude en caso que no lo hagan. 

 Esta descomposición política no sólo pinta de cuerpo entero la debacle del michelismo y sus aliados, sino que revaloriza la lucha política que emprende la lista 3 y la Coordinadora Sindical Clasista: para reorganizar al movimiento obrero sobre bases de lucha e independencia política, es necesario un congreso de delegados con mandato de asamblea de la CGT, las CTA y los sindicatos.

 En este cuadro fraudulento, la CSC no avalará elecciones que no ofrezcan mínimas condiciones de democracia sindical. Llamamos a votar a la lista 3 en Mendoza y Bahía Blanca, la lista 6 en Santa Cruz, la lista 5 en Formosa, la lista 14 en Eldorado, y desconocemos las elecciones allí donde no hay garantías de participación ni control.

En esta nota:

Compartir

Comentarios