fbnoscript
2 de julio de 2018

CTA Neuquén: una gran tarea de la Lista 3

Por Norberto E. Calducci
Candidato a Secretario General – Lista 3 CTA

En plena huelga de ATEN, las agrupaciones Tribuna Docente y Tribuna Estatal nos lanzamos a la inmensa tarea de conformar la lista 3 para la elección de la CTA. Mientras éramos protagonistas activos de la huelga (en los piquetes, asambleas, ocupaciones, ¡en el Encuentro de Trabajadores de Neuquén!, etc.), en tanto los candidatos de ATE del EPAS (Ente Provincial de Agua y Saneamiento) y Desarrollo Social hacían lo mismo en sus organismos.

Más de 150 candidaturas y luego un petitorio con más de 700 firmas apoyando a la Lista 3, son un reflejo de la tarea realizada.
Nuestro eje de campaña, la denuncia del pacto Quintriqueo-MPN (por el secretario general de la central y la fuerza de gobierno provincial), lo llevamos a cada lugar de trabajo en gran cantidad de localidades (Capital, Plottier, Cutral Có, Plaza Huincul, Zapala, Chos Malal, Aluminé, etc.), repartiendo miles de volantes en escuelas, hospitales y organismos del Estado. Hicimos asambleas en lugares de trabajo en apoyo a la lista.

La rebelión de la huelga de ATEN se expresó en la composición y en la campaña de la Lista 3. La burocracia local temía que esa rebelión se expresara en las urnas. Por eso organizó todo tipo de maniobras.

Mientras sosteníamos la campaña, al mismo tiempo, denunciábamos el fraude que Pablo Micheli y Carlos Quintriqueo montaban con la manipulación del padrón y el ocultamiento de información esencial para un proceso electoral con mínimas garantías democráticas.
Cada compañera y compañero se multiplicó, sabiendo que enfrentamos a un aparato con muchos recursos económicos y que recibió el apoyo del gobierno provincial y algunos municipales.

Bregamos, como corresponde, hasta el último minuto para impedir el vaciamiento del acto electoral. Pero la dupla Micheli-Quintriqueo no se arriesgó, y sostuvo un padrón trucho, inflado por desafiliados y fallecidos y dejando afuera a miles, sobre todo a las nuevas camadas afiliadas, por ejemplo a ATEN en los últimos diez años.

Seccionales con alrededor de 1.500 afiliados como Cutral Có-Plaza Huincul, tenían un padrón (aún inflado) de ATEN de menos de 450. Y así en todos los casos.

Nunca informaron la ubicación física de las urnas ni el padrón de cada una de ellas, ni el padrón por lugar de trabajo, lo cual hizo imposible armar un plan de fiscalización y poder informar donde votaba cada afiliado.

Por eso 24 horas antes del 28 de junio, anunciamos en conferencia de prensa el retiro de la Lista 3 del comicio, para no convalidar una ficción de elección, imposible de fiscalizar siquiera y vedada a la mínima expresión del derecho a elegir y ser electo. El anuncio del retiro tuvo una gran repercusión en los medios, ya que expuso que el acto electoral es un simple trámite administrativo del aparato de la CTA y de ninguna manera una elección sindical.

El 28/6 nos dio la razón

El operativo vaciamiento estuvo concentrado en los sectores que se expresan por la oposición: docentes, EPAS, ENSI (Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería), etc.

Por ejemplo, las urnas que recorrían las escuelas no tenían el padrón de los docentes de esa escuela, solo el padrón de los auxiliares de servicio que en su mayoría son afiliados a ATE.

Los pocos docentes que figuraban en el padrón, si hubieran querido votar (prácticamente no lo hicieron), se tenían que trasladar a kilómetros de su escuela en horario de trabajo. Y esto en escuelas urbanas. Si se consideran las escuelas rurales, en esos casos es imposible la votación ni con la mayor voluntad del mundo.

Ese fue el esquema general para impedir que voten los docentes que querían cobrarle a Quintriqueo su borrada de la huelga.

En otros casos de organismos estatales, la urna nunca llegó o la votación fue bajísima. A tal punto que al día de hoy, a pesar que la lista ganadora habla de “rotundo” triunfo, no se conocen los resultados.

Tal como lo denunciamos, fue una ficción de elección.

En esta nota:

Compartir

Comentarios