fbnoscript
5 de julio de 2018 | #1509

Santa Cruz: Triunfo de la Lista Multicolor

El clasismo se ha alzado con  todos los cargos en disputa en la provincia de Santa Cruz en las elecciones de la CTA Autónoma. La Lista Multicolor ganó la conducción provincial con el 66% de los votos contra un 23% de la Verde y Blanca y  un 10% en blanco.

El triunfo es mayor ya que la Lista 3 Naranja, de la Coordinadora Sindical Clasista, ganó las tres regionales: Río Turbio, Zona Norte y Zona Centro.

Miguel Del Plá será secretario general, acompañado por Claudio Wasquin y Ada Vivanco como adjuntos y Hugo Jerez como secretario administrativo.

En la Regional Norte asumirá Jessica Costancio; Daniel Barria  en la Regional Centro y Samanta Galván en la Regional de Río Turbio.

Balance y perspectivas

En los últimos años, la CTA estuvo dirigida por un frente de conducciones sindicales (Adosac, Adiunpa, Judiciales, Aprosa, la Coordinadora Sindical Clasista y el MST).

Alrededor de esta CTA han girado las grandes huelgas, movilizaciones y acampes de 2016 y 2017 en la provincia y la llamada Mesa de Unidad Sindical. Sin embargo, desde 2017, Alicia Kirchner convocó a un Acuerdo Social Santacruceño y ATE ingresó a ese ámbito, tomando distancia de la unidad sindical. Las divergencias se agravaron este año con la firma por parte de ATE de un aumento en negro y a la baja, que fue usado por el gobierno para condicionar a los demás sindicatos y sostener su plan de congelamiento salarial y jubilatorio.

El Acuerdo Social Santacruceño de Alicia Kirchner es la prolongación natural del Pacto Fiscal de ajuste que la gobernadora  selló con Macri.

Sobre llovido, mojado, la división nacional de la CTA generó una gran confusión y buena parte de las direcciones sindicales decidieron, ante la división, abandonar sus responsabilidades en la CTA. La lista que acaba de ganar las elecciones es un frente entre la CSC y el MST, con participación de algunos dirigentes de Aprosa (profesionales de la salud). Representa, en parte, una continuidad con la conducción anterior (independiente del poder político) y, en parte, un cambio hacia la izquierda, que se va a jugar a fondo por los plenarios de delegados de base, de los cuales hubo varios ensayos sin continuidad en estos años. 

Este triunfo nos proyecta hacia la unidad de la CTA en Santa Cruz. Es el momento de reconstruir desde abajo lo que los dirigentes acomodaticios de la CTA rompen por arriba, por su burocratismo y sus compromisos con distintas fracciones del poder político.

La conducción verde de ATE hizo todo para hacer fracasar la elección, pero no pudieron lograrlo ya que en las catorce ciudades de Santa Cruz estuvieron instaladas las urnas de votación. Los 509 votantes debieron soportar el frío, en algunas localidades incluso con temporales de nieve. Desde esa base de participación (aún minoritaria), partimos y nos preparamos para la inminente elección de la CTA-A Perón, precisamente porque en caso de ganar, produciremos inmediatamente un congreso de delegados de base para organizar el plan de lucha contra el ajuste y dar paso a la unificación de ambas centrales en Santa Cruz.

Julio no puede pasar sin luchas y esta nueva CTA-A ya está apoyando la importante huelga de los compañeros viales y de los municipales de Río Gallegos, conflictos en pleno desarrollo, junto a los paros docentes por la apertura de paritarias que la gobernadora  niega y contra el cierre de cursos. Atentos, además, a un inminente desenlace en la crisis de YCRT, con la amenaza de cierre de la mina y a la represión contra la huelga de los docentes de Chubut.

La tarea del sindicalismo clasista es inmensa y este triunfo en la CTA-A ha venido a darle nuevas energías.

Compartir

Comentarios