fbnoscript
12 de julio de 2018 | #1510

Telam: Tercera semana de paro y ocupación

Por Rubén Schofrin

Foto: Fede Imas

El paro y ocupación de Télam contra el despido de 357 trabajadores de prensa ingresa con firmeza en su tercera semana. En estos 15 días de lucha se han desarrollado iniciativas extraordinarias que han potenciado la pelea de los trabajadores de la agencia y que también han puesto al descubierto las enormes dificultades del gobierno para imponer a rajatabla su política de ajuste.

Nacida al día siguiente del paro general de la CGT que paralizó al país, la huelga se mantiene fuerte. La base de esta fortaleza se encuentra en la comprensión común entre los trabajadores despedidos y los que han sido “confirmados” en sus puestos, de que si pasan las cesantías, Télam será tierra arrasada en cuanto a derechos laborales consagrados en el convenio y los estatutos de prensa.

El odio popular al acuerdo con el FMI y la crisis política y económica desatada producto del descalabro general del macrismo, se reflejan en el acompañamiento popular masivo a las iniciativas que se vienen desarrollando, en primerísimo lugar en el gremio de Prensa, que ha reaccionado positivamente a las medidas de lucha adoptadas.

La movilización realizada la semana pasada, desde el Obelisco al CCK, fue la más importante en años en cuanto a concurrencia desde las redacciones. Distintas colectas se vienen realizando para sostener el conflicto, entre las que destaca la realizada en la cooperativa Tiempo Argentino.

El camarazo organizado por los reporteros gráficos (Argra), reunió a más de un centenar de fotógrafos de distintos medios. A otros tantos convocó la actividad realizada por dibujantes y artistas plásticos el fin de semana pasado dentro de las instalaciones de la agencia. Ya se habla de un gran festival en Plaza de Mayo para fin de mes, cuando se cumpla un mes de paro y ocupación.

Como mencionamos también en otras notas sobre el conflicto, ha significado un fuerte golpe para el gobierno que comunicadores y periodistas considerados de “su palo”, hayan efectuado críticas públicas por los despidos.

Es este cuadro general que explica el pronunciamiento de un fiscal frente a la presentación de un amparo denunciando la persecución ideológica y la violación de la ley de empleo público y fijando posición por la reincorporación inmediata de los despedidos, aunque luego el juez haya desestimado el planteo.

De la misma manera debe ser entendida la segunda convocatoria efectuada por tres comisiones de la Cámara de Diputados al ministro Hernán Lombardi, responsable directo del ataque contra Télam. Lombardi faltó a la primera convocatoria con una excusa pueril. Quizá la masividad de la lucha lo obligue a reacomodarse y ahora concurra.

El paro en Télam se sostiene por sus propios méritos y fuerza. Las distintas centrales sindicales se han manifestado de palabra acompañando la lucha, pero en los hechos, agregaron poco y nada. O para ser más precisos, se han colgado del conflicto para aparecer en las fotos.

Pero no es eso lo que se espera de una central sindical. En el caso de la CGT hubo al comienzo del paro una reunión con el Consejo Directivo y, luego, nada más lo cual es lógico en un “triunvirato” que ha sido cómplice del ajuste.

A su “izquierda”, las distintas fracciones en que se encuentra dividida la CTA han aportado con gusto a poco, tomando en cuenta que el acuerdo con el FMI amenaza fuertemente con una nueva oleada masiva de despidos en el Estado. En el caso del Subte, de la CTA Yasky, la ofensiva patronal-estatal golpea los cimientos del combativo sindicato construido por sus trabajadores.

Todas estas direcciones sindicales plantean que es imposible enfrentar el ajuste, y pregonan la unidad… para “votar bien en 2019”. Lo mismo vale con la presencia en el conflicto de algunos diputados K.

La izquierda, en cambio, acompaña con todo la lucha de Telam porque su estrategia empalma con la misma: el ajuste hay que derrotarlo hoy. La movilización convocada por el plenario de Lanús para el jueves 12, que irá del Congreso a Plaza de Mayo, tendrá a la lucha de Télam como uno de sus ejes.

Por la reincorporación de los 357 despedidos

No al vaciamiento de la agencia Télam

Compartir

Comentarios