fbnoscript
12 de julio de 2018

Alerta en la educación especial en la zona norte bonaerense

En las escuelas no sobra ningún docente

La docencia de educación especial de la región sexta de Provincia de Buenos Aires reaccionó rápidamente, mediante la movilización y una fuerte difusión por redes, a los mentideros de un fuerte ajuste en el área.

La alerta surgió días atrás, con un comunicado sin firma que circuló el Tribunal de Clasificación en el que se ponía en cuestión la planta actual –pese a que en las reuniones previas para tratar la misma, no solo no se habían cuestionado los cargos existentes, sino que se había solicitado la creación de nuevos. La consideración de ocho cargos como “excedentes” en la escuela de 506 de Tigre encendió la alarma por toda la región, y así se recibió la información de que habría 20 cargos “excedentes” en las escuelas especiales de San Fernando y otros tantos en Vicente López, San Miguel y hasta la localidad de Pigué.

Una alarma acicateada por varios antecedentes: cierre de los bachilleratos de adultos, intento de eliminación de los equipos escolares, cierre de escuelas en las islas.

Tras la reacción de la docencia, la Jefa Inspectora de la región sexta se comunicó con las escuelas afectadas y luego la inspectora de la modalidad concurrió a las instituciones. Las autoridades anunciaron que nadie iba a cesar -un anuncio tan irregular y relativo como el comunicado sin firma que observa el excedente. 

El gobierno prueba el ajuste por partes: si pasa, pasa. Vidal cuenta con la parálisis de los sindicatos del Frente de Unidad Docente, que han permitido que se llegue a mitad de año sin aumento y con cierres y ataques.

Este alerta reabre la pelea contra la resolución 1664/17 -que bajo la supuesta “inclusión educativa” vacía la modalidad de educación especial, impidiendo el ingreso de matrícula de inicial y prescindiendo de la modalidad para determinadas inclusiones- y entra en sintonía con el rechazo a la 1736/18, que quita los gabinetes de las escuelas.

Con un plan de lucha unificado los docentes no van a ser variable de ajuste, ni permitir que a los estudiantes se les quite el derecho a la educación integral. Paro general ya: no inicio de clases y continuidad en la acción.

En esta nota:

Compartir

Comentarios