fbnoscript

34% para Rodríguez Larreta, rebaja salarial del 15% para los docentes

Así no empezamos las clases. Paremos y movilicemos el 30 y 31 de julio.

Mientras el presidente anuncia la “reducción de gastos” acordada con el FMI, el jefe de gobierno porteño macrista, Horacio Rodríguez Larreta, ha percibido un aumento salarial del 34%, que está en las antípodas de las paritarias por debajo de la inflación impuestas a distintos sectores de trabajadores industriales y estatales del país –en un cuadro de tarifazos, suba de la nafta y de servicios y devaluación del 50% de la moneda.

El salario de Larreta cobra dimensiones desproporcionadas si se lo contrasta, por caso, con la oferta salarial hecha a los docentes porteños, de un 15% -una rebaja salarial que se suma al 18% otorgado en 2017. Desde el 2015 a la fecha, la caída real del salario del sector es del 24,  manteniendo en la actualidad un salario conformado de $15.355 –cuando la línea de pobreza calculada por el IPC es de $19.099 y el costo de la canasta familiar supera los $48.000. Es parte del cuadro de crisis y vaciamiento que se vive en todos los niveles de la educación -incluyendo el de las universidades.
A su turno, los diputados nacionales dispusieron un aumento en sus dietas del 31%, se duplicó el desarraigo y la representación y aumentó más de 100% el pago de pasajes.

En lucha

Siguiendo el camino marcado por la enorme y heroica lucha docente de Neuquén, los docentes bonaerenses de las seccionales de Suteba dirigidas por la lista Multicolor convocan a un No Inicio de clases para después del receso invernal, con un paro por 72 horas. 

En la Ciudad de Buenos Aires, el combativo sindicato Ademys ha resuelto en asamblea una medida de fuerza de 48 horas con movilización y la convocatoria a una nueva asamblea para decidir un curso de acción. Este tendrá como mojón inmediato el 8 de agosto, día en que se discute en el Senado de la Nación el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo. A contrapelo de la CGT y las fracturadas CTA, distintos sindicatos combativos deliberan sobre la necesidad de poner en pie un gran paro nacional, que coloque el reclamo de la legalización del derecho al aborto en primer orden. Se trataría de una conquista inmediata que posicionaría a las mujeres, a los trabajadores y a la juventud, en mejores condiciones para enfrentar de forma organizada, los ataques como la reforma laboral y una nueva reforma previsional, al igual que el ajuste de los gobiernos nacional y provinciales, los partidos patronales y las burocracias sindicales de todo color y pelaje político.

La dirección celeste de la UTE-Ctera se empeña en dejar en suspenso las medidas, atando la convocatoria a un paro de 24 horas para el lunes 30 de julio a la decisión del gobierno de la Ciudad a convocar una mesa salarial. Pero entre la docencia crece el malestar frente a una dirección sindical burocrática que sólo se juega a desmovilizar, con paros aislados y sin perspectiva de continuidad.

Desde Tribuna Docente -en la lista Multicolor de UTE-Ctera y en la conducción Multicolor de Ademys- llamamos al conjunto de la docencia a parar y movilizarse masivamente el 30 y 31 de julio.

#El15%EsRebajaSalarial
 

Compartir

Comentarios