fbnoscript
2 de agosto de 2018

PedidosYa y el avance en la flexibilización laboral

Con la buena aceptación de la aplicación PedidosYa, la empresa tercerizadora no para de crecer. Este crecimiento se refleja en la cantidad de empleados que contrata, sobre todo jóvenes estudiantes y extranjeros -para todo un sector, es un segundo empleo para poder llegar a fin de mes. Así la tasa de desempleo en la juventud, que duplica la media, y la carestía creciente son las bases sobre el que la patronal se apoya para hacer su negocio.

Lo preocupante es que a medida que aumentan la planta, disminuyen a pasos agigantados las condiciones laborales. Las primeras tandas de contratados tenían un contrato que estipulaba un horario de trabajo fijo y ropa de trabajo. Luego de ello, hicieron firmar a las nuevas camadas que el horario fijo formaba parte de un rango horario abierto de 12 horas; lo que fue un paso para instaurar lo que hoy es un hecho: los horarios rotativos (por la misma paga). Esta situación –que perjudica especialmente aquellos empleados que son estudiantes o tienen otros empleos- implica un avance grave en la flexibilización, y una muestra de lo que espera a toda la clase trabajadora en caso de que dejemos prosperar la reforma laboral.

El creciente reclamo contra el horario rotativo se suma a una cadena de demandas, como las relativas a las condiciones de salud e higiene. Los pedidos deben ser cargados en las espaldas y no en las bicicletas, sin estar estipulado un peso máximo; no están entregando los pilotos para lluvia (que corresponden por convenio), y las bicicletas que pone la empresa no están en condiciones de afrontar jornadas de 6 a 8 horas de trabajo. En caso de rotura de bicis o robo significa un descuento para el trabajador, ya que se lo "pausa" en la aplicación. También hay pausas arbitrarias sin que haya ningún inconveniente, lo que también implica un descuento.

Frente a la parálisis del sindicato (ASIMM, integrante de la CGT y de las 62 organizaciones) y el avance de la patronal, es necesario comprender que solo la organización de los propios cadetes podrá frenar el avasallamiento y conquistar los derechos laborales. Para eso son necesarias asambleas en todas las zonas que discutan y voten un plan de lucha para combatir:
- por el cese de los descuentos arbitrarios y por causas externas al trabajador.
- contra cualquier tipo de contrato a la baja: a igual tarea, igual salario.
- por el rechazo total a los horarios rotativos.
- por bicicletas en condiciones y ropa de trabajo acorde como indica el convenio mensajero.
- por un peso estipulado por pedido o caja para las bicis.
- contra las zonas dinámicas, que haya un límite de kilómetros recorridos por pedido.

Seguí leyendo: PedidosYa: la tercerización en tiempos de apps
 

Compartir

Comentarios