fbnoscript
10 de agosto de 2018 | #1514

Las elecciones de una CTA vaciada

Avances de la Multicolor

Con bajísima participación en todo el país se desarrollaron las elecciones de la CTA dirigida por Peidró y “Cachorro” Godoy. La Lista 6 Multicolor, un frente de agrupaciones de izquierda, encabezada a nivel nacional por la Coordinadora Sindical Clasista, mantuvo sus posiciones y avanzó en nuevas minorías en provincias y regionales.

El poco interés que ha despertado la participación en estas elecciones, fundamentalmente en los sindicatos, tiene profundas explicaciones. Se trata de una Central que no ofrece una perspectiva para luchar a los afiliados que representa: se ausentó -e incluso entregó- las grandes luchas por salario, en defensa de los convenios colectivos o contra los despidos que se realizaron contra el gobierno nacional y los gobernadores. A ello se sumó la negativa de cambiar la fecha para impulsar la participación en las calles por el aborto legal.

Por su parte, los sindicatos docentes -universitarios o de escuela- se encuentran abocados a los paros de no inicio luego del receso invernal. En estos años, los estatales sólo hemos sido convocados por la central a medidas aisladas que no han servido para frenar el ataque que sufrimos. En este cuadro no se podía esperar interés en participar en la elección, que sí contó con importante afluencia de votantes directos -o sea, por afuera de las organizaciones sindicales.

La fractura de la CTA también desestimuló la participación. Los trabajadores se encontraron con distintas convocatorias a elecciones de CTA, sin que en todos estos años hayan sido convocados para fijar una posición y un rumbo a seguir.

Las causas de todo esto son políticas. El seguidismo a partidos políticos patronales ha atravesado a su dirección desde un comienzo: antes de la división, tras Chacho Alvarez y De la Rúa; luego, partidos, con el kirchnerismo o con el campo, y ahora en tentativas de rearmar al PJ o a la centroizquierda. De esta manera formaron parte de los aparatos de contención a las luchas de los trabajadores en distintas etapas. Su sumisión a la Iglesia y su Pastoral Social explican su negativa a cambiar de fecha, a pesar de contar con una base con fuerte apoyo al aborto legal.

Frente a esta parálisis y división de la central, la CSC planteó en cada recorrida y actividad la necesidad de un congreso de delegados con mandatos de asamblea de todos los sindicatos de la CTA, para discutir un plan de lucha nacional y unificar a la CTA desde su base.

Injerencia patronal

En una nueva muestra de su disposición a arrasar con las organizaciones obreras y favorecer el unicato, este cuadro fue aprovechado por el Ministerio de Trabajo para impugnar las elecciones 48 horas antes. Desde la Multicolor salimos a denunciar esta intromisión llamando a reforzar el voto clasista para tener en la CTA una herramienta más de los trabajadores para afrontar el plan de guerra capitalista.

La afirmación de la conducción de la CTA respecto a defender la elección frente a este avasallamiento del Estado, en algunas urnas, se esfumó a primera hora. Fue el caso de la votación en el Ministerio de Educación,que la lista 1 levantó en acuerdo con los agentes de Triaca.

La votación

La lista 1 simula una participación a través de un padrón enormemente agrandado con “afiliaciones directas” o sindicatos sin participación activa. En el marco de la baja votación, las urnas que pudieron ser fiscalizadas por la Multi mostraron un salto en la construcción clasista obteniendo muy buenos resultados.

Además de mantener posiciones antiburocráticas (CTA Lomas y Brown, encabezada por Rompiendo Cadenas), se ganó la CTA Río Turbio y 28/11 (CSC-PO). Con resultados que aún estamos midiendo ya podemos asegurar que otro de los avances fue la conquista de minorías en Caleta Olivia, Río Gallegos, Córdoba capital, Lanús y Moreno.

En los sindicatos y juntas internas dirigidos por el clasismo fue amplísimo el triunfo de la Lista 6 (AGD UBA, Ademys, Adiunt, ATE Educación La Plata, ARBA-Economía La Plata, Inta, Hospital Mercante, Garrahan, Mecon, INCAA). Vale subrayar excelentes votaciones como en Luján (35%) y particularmente Adunlu, en La Plata-Ensenada, en hospitales de Córdoba, en la sede de Inti de esa provincia y entre los No docentes de la UNC, en Resistencia y Sáenz Peña en Chaco, Rosario, entre otros.

A lo largo del día, los fiscales de la Lista 6 tuvieron que enfrentar el fraude e irregularidades de todo tipo. En Morón impugnamos toda la votación frente al “secuestro” de urnas por parte del burócrata Darío Silva y su patota. Lo mismo en una mesa de Río Gallegos, donde la urna -abierta antes del horario establecido- llegó llena de votos. 

El abandono por parte del PTS de la militancia por la lista, fiscalización e incluso votación restó fuerzas en algunos lugares, como La Plata y Astilleros -donde el día anterior realizamos una recorrida sin participación de su candidato de la fábrica-, favoreció objetivamente a la Lista de Peidró-Godoy. No obstante, en ese bastión obrero obtuvimos el 17%.

Sobre esta votación está la base dentro de los trabajadores y sindicatos agrupados por esta CTA para avanzar en la coordinación de acciones de lucha conjunta hasta imponer un plan de lucha y paro activo general.

Compartir

Comentarios