fbnoscript
15 de agosto de 2018

“Es necesario unir a las CTA sobre la base de la independencia política”

Entrevista con Miguel del Plá, flamante secretario general de la CTA Santa Cruz.
“Es necesario unir a las CTA sobre la base de la independencia política”

Foto: Juan Diez

Prensa Obrera dialogó con Miguel Del Plá, quien viajó a Buenos Aires para asumir como secretario general de la CTA Autónoma Santa Cruz, tras el triunfo en junio de la Lista Multicolor con un 66% de los votos.

Del Plá, referente de la Coordinadora Sindical Clasista y del Partido Obrero y jubilado docente, participó del acto nacional de proclamación de autoridades realizado en el Bauen por la conducción de la CTA “Micheli”, y en ese marco conversamos sobre la situación provincial, las iniciativas de lucha de la CTA santacruceña y el panorama de la CTA nacional, actualmente dividida en tres fracciones.

¿Cuál es tu balance de la elección en que ganó la Multicolor?

Hacemos un balance muy positivo, porque con trabajadores estatales, docentes, mineros, judiciales hemos construido un agrupamiento con una orientación abiertamente clasista, con un programa de independencia política de la CTA frente al ajuste de Macri y de Alicia Kirchner. Eso nos ha posicionado para tomar este tipo de iniciativas, y que vamos a desarrollar con la mayor amplitud, incluso convocando a la CTA de Hugo “Cachorro” Godoy [que también realizó sus elecciones recientemente]. Nuestro planteo para ambas elecciones fue la de unir las CTA de Santa Cruz: ganamos una [Micheli] y no la otra [Godoy], eso traerá su complicación, pero vamos a trabajar con esa mentalidad. En Río Turbio, por ejemplo, ganamos las dos.

Vos habías señalado que la elección representaba en parte una continuidad, y en parte un giro a la izquierda…

Nosotros teníamos hasta ahora una central dirigida por los principales gremios, entre ellos Adosac, Judiciales… Pero varios de estos sindicatos han renunciado a asumir la campaña de la CTA, y entonces desde las agrupaciones que estábamos en esa conducción (en particular de la Coordinadora Sindical Clasista) tomamos la iniciativa de organizar una lista y no dejar caer a la CTA Santa Cruz. Como consecuencia, la conducción actual tiene una orientación definidamente clasista.

¿Cuál es la situación actual en Santa Cruz?

Hay una gran crisis política provincial y de una gran convulsión social. Prácticamente todos los gremios estatales están en conflicto, porque en Santa Cruz se redobla el ajuste nacional: sólo hubo un aumento para un sector –al personal de administración central de la provincia– que fue de apenas dos mil pesos en negro (después de un año sin aumentos). El Estado provincial es una fábrica de pobres, con el grueso de la administración pública bajo la línea de pobreza. El gobierno está usando parte del presupuesto para pagar deuda, y lo usa como excusa para no dar aumentos. En el medio la gobernadora y los funcionarios se subieron la renta y armaron una ley de enganche para atar sus ingresos a los de los diputados provinciales. Hay una paritaria central estatal en crisis, con una oferta del gobierno de blanquear esos dos mil pesos y algunos ítems salteados solo para algunos cargos específicos. Eso fue rechazado por ATE, que hoy tenía paritaria y decidió no presentarse y pedir una reunión con la gobernadora Alicia Kirchner. Y todo el resto de los sindicatos está de paro: hoy hay paro docente (los paros docentes desde que volvimos de las vacaciones están siendo muy masivos, ya hubo dos de 48 horas); los trabajadores de Vialidad están en huelga hace dos meses, igual que los municipales de Río Gallegos; paro de dos semanas de los médicos. Hay medidas de fuerza de los judiciales, y también de los mineros de Río Turbio, porque no han cobrado el aguinaldo y tampoco el sueldo de este mes, y el senador macrista Eduardo Costa sostuvo que no se van a incluir en el presupuesto los fondos necesarios para terminar la usina, que es lo único que le puede dar vida a esa mina de carbón. Es una sentencia de muerte contra dos pueblos, en los que no hay otra salida laboral.

Frente a esta situación, ¿qué plantean desde la conducción de la CTA Santa Cruz?

Hemos tomado una iniciativa: estamos trabajando con un conjunto de estos sindicatos en conflicto para convocar un plenario provincial de gremios, abierto a delegados de base y con mandato, para comienzos de septiembre. Y estamos tratando de sumar a la mayor cantidad de sindicatos posibles, con una convocatoria que plantea todos los reclamos pendientes, la necesidad de un plan de lucha común, y un programa político frente al ajuste de Alicia Kirchner y Macri: en primer lugar, un impuesto de emergencia, extraordinario, a actividades que están en auge en la provincia, como consecuencia de la devaluación (la minería, la pesca de langostino en Puerto Deseado, también gran parte del petróleo de la zona norte, se exportan); que se suspenda el pago de las deudas, y se asegure un salario igual a la canasta familiar para el conjunto de los trabajadores. Sobre la base de este acuerdo básico que hay entre los sindicatos, estamos preparando una jornada de lucha común, probablemente una marcha provincial.

¿Y cuál es la situación de la Mesa de Unidad Sindical de la provincia?

Lo que pasó es que ATE [cuya conducción está en la fracción Godoy de la CTA] se integró al “acuerdo social santacruceño”, a un acuerdo político general con el gobierno de la provincia, que produjo una quiebra de la Mesa de Unidad Sindical (que integraban también los viales, los municipales, gremios de la CGT…) Y esto ya lleva más de un año. Con estos gremios queremos organizar este plenario provincial, queremos trabajar para reconstruir esto, y para que ATE rompa con el gobierno y se sume a una lucha en común.

¿Cómo ves la situación de la CTA a nivel nacional?

La cuestión más importante es que hay una lucha faccional lamentable, terrible. Que ha facilitado un intervencionismo del gobierno contra la CTA, que yo creo que va a ser a fondo: el Ministerio de Trabajo ya desconoció la elección que se hizo en la CTA de Godoy. Es una disputa de aparatos que tiene que ver con estrategias políticas, pero sobre todo de aparatos, porque si vos tenés divergencias podés ir a una elección y que gane uno. Pero en este caso es una disputa para ver quién se queda con la inscripción gremial de la CTA Autónoma. La CTA está en un proceso de seria descomposición como producto de todo esto. Por eso en Santa Cruz, y en otros lugares donde la CTA puede jugar un rol de coordinación de las luchas, tomamos a la central como un instrumento para organizar, desarrollar planes de lucha y un movimiento obrero independiente. Pero de conjunto la CTA no está cumpliendo ese papel de ninguna manera: Micheli acercándose al sector de Moyano y Yasky; y del otro lado una orientación de centroizquierda… para que te des una idea, en Santa Cruz ATE impulsó candidaturas políticas con el massismo. O sea que las estrategias políticas son completamente alejadas de un planteamiento de independencia de clase. Entonces la CTA está en un gran impasse, en un momento en donde los gremios estatales tienen conflictos por todos lados, porque es por donde golpea primero el ajuste, con despidos, congelamiento salarial… La necesidad de unidad es más fuerte que nunca, y para unirnos es necesario tener un criterio de independencia política de estos gobiernos. Esto es lo decisivo.

Compartir

Comentarios