fbnoscript
21 de agosto de 2018

La huelga universitaria cuestiona los acuerdos con el FMI

Sigue el no inicio de la docencia universitaria
Por Antonio Rosselló
Candidato a secretario general Lista 6 Multicolor Conadu Histórica

Al dar comienzo la tercera semana de no inicio con cese total de actividades, la huelga universitaria pone en cuestión el acuerdo con el FMI y el régimen ajustador. 

La huelga por sus métodos y dimensión es ya un éxito. Se proclamó como resultado de asamblea y congreso con mandato. El no inicio se anunció con la suficiente antelación como para que los 190.000 docentes universitarios y el millón seiscientos mil estudiantes participen activamente de la medida. La evaluación semanal de su continuidad implica el estado de asamblea general permanente en el desarrollo de la lucha.

Estos métodos y la masiva participación de los docentes han puesto de manifiesto entre las organizaciones estudiantiles y hasta entre los rectores el rechazo al techo del 15% en los salarios y el ajuste presupuestario en la universidad. 

Más allá de los esfuerzos de las camarillas universitarias y las burocracias sindicales, los actos en defensa de la educación y la ciencia han sido masivos. En Florencio Varela y Quilmes, miles y miles de trabajadores salieron a las calles con estos reclamos. El jueves 16 más de 20.000 personas se movilizaron al Congreso y en 30 ciudades en simultáneo reclamando más presupuesto. 

En el feriado del 20 de agosto el presidente del CIN (Consejo Interuniversitario Nacional) y rector de la universidad de Córdoba, Hugo Juri, se reunió junto a otros rectores radicales para "negociar" con el presidente del interbloque de Cambiemos, el también radical Mario Negri, que la "pauta salarial no puede ser menor que la de Camioneros y no [puede ser] como la de UPCN (sic)". Este es el reflejo (deformado) de la potencia de la huelga entre los docentes que votaron a Cambiemos y los estudiantes que apoyaran a la Franja Morada. 

El repudio a la gobernadora Vidal, que manifestó que sobran universidades, es unánime. Esta "grieta" entre los docentes y el régimen ajustador ha puesto la huelga en la agenda de la situación política, incluidos los cuadernos del régimen coimero. 

La huelga muestra las enormes reservas de los trabajadores y los sectores populares contra el acuerdo del FMI-Macri y los gobernadores.

Podemos ganar. Continuando la huelga con movilización como haremos el 22 en cada universidad, el 24 con la AGD-UBA en Plaza de Mayo y el 30 con una marcha universitaria nacional.

La huelga muestra la posibilidad cierta de realizar un paro activo de 36 hs y un congreso obrero que dé una salida popular a la crisis. Porque los trabajadores podemos derrotar al régimen ajustador.
 

 

Compartir