fbnoscript
24 de agosto de 2018

El acta con Telecom: mayor explotación, convergencia y polifunción

Por Pablo Eibuszyc
Naranja Telefónica

Con fecha del 21 de agosto trascendió un acta firmada por Telecom-Cablevisión con los máximos dirigentes de las federaciones Fatel/Foetra y Foeesitra que avanza sobre el Convenio Colectivo de Trabajo habilitando un aumento de la jornada laboral, los días trabajados por semana y los horarios desplazados de todos los sectores técnicos del gremio: Revisadores/instaladores, despacho, mesa de prueba, repartidor general, Líneas (empalmador, presurizador, construcción, fibra óptica) y servicios especiales. Un acta que tendrá fuerte repercusión en todos los grupos laborales y empresas, empezando por Cablevisión encuadrada en el Satsaid (Sindicato de Televisión) que será alcanzada por un acta espejo que también avanza con la flexibilización laboral; siguiendo por Telefónica que ya viene avanzando con las oficinas comerciales y la precarización laboral.

Método burocrático

El acta no fue presentada, debatida ni aprobada por ninguna instancia “orgánica” del sindicato: léase Comisión Administrativa (que integramos como minoría), plenario de delegados con mandato ni asamblea general, órgano máximo que debe aprobar o rechazar cualquier modificación del convenio.

El acta es tramposa porque comienza diciendo que ratifica la jornada laboral de 7 horas diarias y 35 semanales (que no había necesidad de ratificar porque ya estaba en el convenio) pero… “con las salvedades que el acta establece” y por “razones de servicio” habilita la creación de “diagramas y esquemas horarios” que aumentan la jornada laboral, la franja horaria habitual a todo el día y parte de la noche, de 7:30 a 22 horas y los “nuevos esquemas” Diagramas A y B, que son presentados como una decisión individual del trabajador cuando la fusión ilegal Cablevisión-Telecom (que tampoco fue enfrentada por las mismas direcciones sindicales que firmaron el acta) profundizó los aprietes, los traslados compulsivos, los retiros “voluntarios” y las presiones para aumentar la productividad.

El aumento de la jornada se quiere vender como algo “voluntario” que a los 180 días podrá ser revisado. Pero al ritmo de la crisis, en febrero, cuando se cumplan los 6 meses, los sueldos van a estar por el piso y los que hayan “optado” por esto -en medio de los aprietes y la caída salarial- quedarán como rehenes de las nuevas imposiciones del acta. Como ya sucedió con las “categorías especiales” (W, X, Y, Z, Z1, Z2, etc.) con 9 horas diarias que crecieron a la par de la desvalorización salarial, imponiendo división entre las filas obreras con compañeros de un mismo sector que realizan las mismas tareas, pero con salarios, jornada y condiciones laborales diferentes. Todo un terreno para que la patronal imponga sus políticas de competencia y discriminación.

Mayor explotación, convergencia y polifunción

El acta plantea el “Diagrama A” para habilitar el aumento de la jornada laboral de 7 a 8:30 horas diarias avanzando en la entrega de una reivindicación histórica que se recuperó con grandes luchas. La otra “opción” (Diagrama B) también incluye el aumento de la jornada de 7 a 8:30 horas con ciclos a ser cumplidos “durante 6 días consecutivos de labor” que pueden ser de lunes a domingos, seguidos de 3 días consecutivos de descanso, esto cuando el convenio establece 5 días de lunes a viernes y cualquier convocatoria fuera de ese rango implica el pago de horas extras, turnos diagramados y francos compensatorios en la semana siguiente.

Estamos ante una entrega de buena parte del convenio y conquistas a cambio de un régimen de “compensación económica” (“plus salarial”) que funciona como una zanahoria en medio de la crisis que recrudece con el ajuste, la devaluación de la moneda y las paritarias, que vuelven a quedar por debajo de la inflación y sin “cláusula gatillo”. La necesidad del “plus salarial” que rápidamente se evapora dejando el aumento de la jornada y el avance de la flexibilización laboral que perduran. Sin contar que el impuesto al salario, puede terminar por llevarse buena parte del “plus”.

Por último, pero no menos importante, el acta incorpora una cláusula final de “Convergencia tecnológica”, que abre las puertas de par en par para realizar todas los trabajos en forma gratuita, sean sobre la red de cobre, coaxil o fibra óptica, indistintamente.

Plenario de delegados y asamblea general

Esta acta de la Foeesitra, Foetra y Fatel está en la línea de la colaboración y entrega de toda la burocracia sindical que viene firmando la reforma laboral por convenios. Ningún trabajador en ningún sindicato dio mandato para esta modificación del convenio. Llamamos a organizar el rechazo a este Acta exigiendo desde cada oficina que se convoquen los plenarios de delegados con mandato de base y la Asamblea General para que decidamos los trabajadores si rechazamos o aceptamos este avance de la patronal. Defendamos las conquistas históricas. No a la flexibilización laboral. Que la crisis la paguen las patronales, no los trabajadores.

 

TE PUEDE INTERESAR: Cablevisión-Telecom: el gobierno refuerza un monopolio contra el pueblo trabajador

Compartir

Comentarios