fbnoscript
24 de agosto de 2018

Frenemos el ajuste en OCA con un plan de lucha

Por Corresponsal

En OCA la situación de los trabajadores está cada vez peor. Hay despidos sistemáticos desde comienzos de año. En la primera etapa el ofrecimiento de retiros voluntarios fue el modo que utilizó la patronal para encubrirlos y el sindicato para justificar su inmovilismo. La segunda etapa vino de la mano de lo que la patronal llamó "tolerancia cero", todo aquel que incumple o comete alguna falta es despedido. Lo intenta justificar al decir que "a la empresa se la saca [para adelante] trabajando” y "el que no tire para adelante está atentando contra la fuente laboral de todos”, y la dirección del sindicato asiente. Es curioso que la misma patronal que incumple desde hace años con el pago de los aportes de obra social y previsional y con el pago de los sueldos en tiempo y forma; ni se sonroja al acusar a los trabajadores de incumplimientos, para justificar los despidos. 

Ahora es el mismo Patricio Farcuh –presidente de OCA- quien confiesa abiertamente que "hay un plan de achicamiento de personal en marcha con el que se busca achicar las pérdidas mensuales, que llegan a los $ 100 millones”. (Perfil 23/8). 

En cambio, lo que ya no sorprende a ningún trabajador es el accionar del sindicato de camioneros, ya que en el periodo que estuvo al frente de la empresa postal actuó del mismo modo que la patronal: agudizó el vaciamiento (“donaciones” a la mutual de Camioneros y al club Camioneros) y empeoró las condiciones de trabajo presionando aún más los ritmos de trabajo en pos de lo que llamaban "sacar la empresa adelante". Al ser el mismo sindicato el que se colocó como patrón, dejó huérfanos de representación gremial a los trabajadores de OCA.

En 2016, a raíz del incumplimiento del pago de los sueldos correspondientes al mes de septiembre, el parazo llevado adelante por los trabajadores, a pesar del sindicato, desnudó el vaciamiento que la patronal comandada por el Grupo Rhuo estaba llevando adelante. Un vaciamiento imposible de poder realizar sin la clara complicidad del sindicato y el Estado. La deuda al fisco trepó a los 5500 millones de pesos y la fuga de los clientes no paró desde ese entonces. En aquel momento también se responsabilizó a los trabajadores por la pérdida de clientes producto de los días de paro y ahí también el sindicato justificó y dejó hacer. Desde entonces la crisis se agudizó entre peleas por el control de la empresa postal y concurso de acreedores. 

Ahora bien, los responsables de este orden de cosas quieren hacer pagar los platos que rompieron a los trabajadores. El vaciamiento y la crisis en la que se encuentra OCA hoy no es responsabilidad de ninguno de sus trabajadores.

Por el contrario, obedece exclusivamente a la patronal del Grupo Ruho comandado por Patricio Farcuh y bajo la evidente complicidad del sindicato de camioneros y el Estado. Entonces la variable de ajuste ya sea por el déficit que genera la empresa no pueden ser sus trabajadores. Si tiene que haber despedidos, esos tienen que ser la patronal completa del Grupo Ruho y sus secuaces. Estamos ante un ataque al convenio colectivo de los trabajadores de OCA en pos de aumentar las ganancias patronales.

Así como las asambleas, movilización y parazos del 2016 sacaron a la luz el vaciamiento y obligaron a que se atienda el problema, una nueva organización de los trabajadores de OCA en defensa de los puestos de trabajo va a conseguir frenar los despidos y el vaciamiento definitivamente. Es necesario que todas las sucursales lleven adelante asambleas y voten un plan de lucha para frenar este ataque que estamos recibiendo, en defensa del convenio, el salario y los puestos de trabajo. Vamos por una asamblea general de los trabajadores de OCA, para derrotar el ajuste al que nos están llevando. Vamos por una movilización para hacer escuchar nuestros reclamos y que nos den una respuesta.

Por un paro activo y un congreso de delegados votados en asamblea por el conjunto de los trabajadores de OCA que discuta un plan de lucha en defensa del convenio y la fuente laboral.
 

En esta nota:

Compartir