fbnoscript
24 de septiembre de 2018

CTA-Mendoza: conclusiones de un plenario de delegados para luchar

CTAMendoza: conclusiones de un plenario de delegados para luchar

Foto: Angélica

Con las presencia de casi 200 delegados acreditados del gran Mendoza, el sábado 22 sesionó el plenario de base de la CTA - Autónoma. En las próximas semanas se replicará en el este y sur de la provincia.

La convocatoria se destacó por su cantidad y calidad. Participaron dos seccionales de ATE, tres comisiones internas y cuerpos de delegado en pleno; referentes antiburocráticos y clasistas de docentes (la secretaria general de Las Heras y miembros de otras tres seccionales de SUTE), una importante delegación de judiciales, trabajadores telefónicos, alimentación, municipales de capital, camioneros, petroleros, actores, juegos de azar, Sitea y comercio. La Naranja de ATE movilizó casi 100 compañeros de las principales concentraciones estatales del gran Mendoza. Los docentes universitarios, que vienen de una importante lucha también, fueron parte de las deliberaciones. La secretaria general de Fadiunc, por su parte, envió un saludo, imposibilitada de participar por enfermedad.

El debate giró en torno a dos ejes centrales: cómo forjamos la acción unificada de los trabajadores contra el ajuste en cada lugar de trabajo y La necesidad de que el movimiento obrero intervenga en el debate nacional sobre qué carácter debe tener la salida política y económica de la crisis. El denominador común que recorrió el plenario y quedó plasmado en su resolución fue que no se puede esperar al año que viene, como propone la burocracia sindical; que la derrota del ajuste de Macri-Cornejo y los intendentes es una tarea inmediata para los trabajadores y sectores populares.

Unidad de abajo, para luchar

Los distintos oradores establecieron una catarata de denuncias sobre persecuciones, despidos, ataque a las condiciones de trabajo y, lógicamente, exigencias frente a la confiscación de los salarios como reclamo general común a todos los trabajadores. También señalaron cuales son las medidas que viene llevando adelante, desde asambleas por sector, pasando por retenciones de servicio, hasta la preparación del paro total con ocupación del lugar de trabajo.

Si bien los niveles de radicalización, preparación y reacción de los trabajadores son dispares, un rasgo común es un clima de alza, un humor que va cambiando en cada concentración obrera. Todos procesos impulsados desde abajo y contra las direcciones sindicales; por eso se destacó la figura del delegado de base y su función como primera línea de organización y por lo tanto representación gremial de los compañeros y no como una extensión de las comisiones directivas.

Es claro que se desarrolla una “guerra de clases” en cada lugar de trabajo: la “rentabilidad” o las cargas patronales, la indexación al dólar de la obra pública o la re funcionalización de los galpones, la “competitividad” o el salario, la mercantilización o la educación. Sobre esta faceta del debate se resolvió en primer lugar mandatar al secretariado para resumir el pliego de reclamos en una campaña contra los despidos y suspensiones, planteando la ocupación de todo lugar que despida o suspenda, una jornada de protesta sobre la Subsecretaría de Trabajo con todos los reclamos sectoriales que impulsan los delegados de base, una asamblea interhospitalaria en defensa de la salud y movilizar y parar masivamente el 25 cada lugar de trabajo.

Una parte especial de resoluciones mereció el conflicto de los municipales de Guaymallén. El día previo al plenario, les notificaron de tres despidos, que podrían convertirse en decenas en los próximos días. La junta gremial interna de ATE largó el paro por la reincorporación y el día lunes la CTA inicia las acciones del paro nacional con una concentración en la municipalidad de Guaymallén. La experiencia de junta gremial interna de ATE es un “modelo” que debe ser colectivizado con en todos los municipios, se trata de la organización del sector más castigado y proletario de los estatales. Por esto la CTA-A lanza la convocatoria a un encuentro provincial de municipales.

Que los trabajadores intervengan en la crisis

Desde el informe central y sus agregados se destacó la necesidad de derrotar a los gobiernos del ajuste como los que encarnan Macri y Cornejo; también a los intendentes, que lo aplican a rajatabla en sus municipios y colaboran con sus parlamentarios en la provincia. Están destruyendo a las familias trabajadoras y a la nación para satisfacer las necesidades del capital imperialista. La derrota del plan de ajuste plantea su salida del gobierno y la necesidad de una asamblea constituyente soberana que reorganice de cabezas a pies el país satisfaciendo cada uno de los reclamos obreros y populares.

El gran ausente del debate nacional es el movimiento obrero, por esta razón Raquel Blas fue muy enfática en destacar la necesidad de un congreso de delegados de base de todo el movimiento obrero, lo que fue completado por Soledad Sosa con la necesidad de orientarnos a la preparación de la huelga general.

La CTA-A resolvió sacar una carta abierta a los trabajadores de Mendoza con la síntesis de sus deliberaciones y sobre todo llamando a la acción y a colocar a los trabajadores en el centro de la escena.

SEGUI LEYENDO: El Plenario de CTA Mendoza y la unidad de ocupados y desocupados
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios