fbnoscript
24 de septiembre de 2018

Un acto sin perspectiva para derrotar el ajuste

Los oradores, de Palazzo a Yasky, llamaron a “votar bien” en 2019.
Un acto sin perspectiva para derrotar el ajuste

Foto: Hernán Vasco, Ojo Obrero

El acto desarrollado en Plaza de Mayo por las CTA, el triunvirato San Cayetano, la Corriente Federal y el moyanismo abundó en críticas a la política de ajuste de Macri y el FMI, pero no trazó una continuidad para el paro general que conmoverá mañana el país. La perspectiva que levantaron los oradores fue la de “cambiar a Cambiemos en 2019” y de “echar [al gobierno] con el voto popular”, como explicitaron en sus discursos el bancario Sergio Palazzo y Coco Garfagnini, de la Tupac Amaru, dos de los ocho oradores de la actividad –ninguno de ellos de Camioneros.

Este planteo fue acompañado por una reivindicación explícita de los años de gobierno kirchnerista. Palazzo trazó una línea histórica entre los gobiernos de Perón, Alfonsín y los Kirchner. Garfagnini reclamó “un gobierno nacional y popular como el que tuvimos con Néstor y Cristina” y Hugo Yasky, el primer orador del acto, levantó el planteo de “vamos a volver”. La que llevó más a fondo esta línea fue la secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, quien reclamó sobre el final del acto que “no cantemos que se vayan todos, que se vayan [solo] los que se tienen que ir”, en obvia preservación de los K.

Pero esto último fue un llamado también a actuar con pies de plomo en medio de la crisis. Daniel Menéndez, orador de Barrios de Pie, que fue uno de los que dijo que “queda nada para que se vayan por el voto popular”, recalcó la importancia de la “paz social” tras caracterizar que “este gobierno anda por un desfiladero muy estrecho”. Frente al crecimiento de la pobreza y del hambre, Menéndez y Esteban Castro –orador de la CTEP– insistieron con el plan de cinco leyes de emergencia social.

Los discursos repartieron críticas al presupuesto 2019 y a los legisladores que lo apoyen, sin nombrar a ningún bloque, con llamados a movilizarse ese día. Desde el palco, en cambio, no se dijo nada sobre los gobernadores que están negociando ese presupuesto de ajuste con el macrismo. Los puentes con el resto del peronismo, de ese modo, se preservaron intactos. El acto coqueteó también con algunos reclamos populares, como la lucha de los obreros de Astilleros Río Santiago, de la docencia de Moreno y por la libertad de los presos políticos.

El enorme potencial de lucha en las masas contra el ajuste de Macri y el FMI, que en parte mostró esta movilización, no debe ser dilapidado en aras de un recambio político patronal en 2019. Los que hoy reivindicaron al kirchnerismo en la Plaza, en nombre de la lucha contra el FMI e inclusive de la Educación Sexual Integral (Alesso), no han dicho que la propia Cristina se jactó de ser una “pagadora serial” de la deuda externa por más de cien mil millones de dólares y que fue quien bloqueó durante todo su mandato la legalización del aborto.

La próxima estación de este bloque político sindical será la peregrinación a Luján convocada por el Frente Sindical de Pablo Moyano y Palazzo, un reforzamiento del lazo con el clero, que es el enemigo número uno de las millones de mujeres que se movilizaron este año por el aborto legal y que la burocracia sindical saboteó.

Debemos derrotar al gobierno de Macri y el FMI en las calles. Esa es la perspectiva que levantó el sindicalismo combativo, que participó con una columna independiente de la jornada y desarrolló posteriormente un acto en que se levantaron estos planteos.

SEGUÍ LEYENDO El sindicalismo combativo se movilizó y realizó un acto independiente

En esta nota:

Compartir

Comentarios