fbnoscript
27 de septiembre de 2018

Los gremios ferroviarios anunciaron un paro general

Impulsar asambleas para garantizar una acción contundente.
Por Corresponsal
Lista Gris en la Coordinadora Sindical Clasista

Luego de un parazo nacional, que fue paro total de todos los ferrocarriles del país, la situación para los trabajadores ferroviarios se hace intolerable. Es que el 15% de aumento recibido en dos cómodas cuotas quedó lejísimo de la inflación que sube y sube, y contrasta con el incremento de los boletos que alcanza alrededor del 100%.

El paro anunciado por los cuatro gremios ferroviarios para el martes 2 de octubre, es resultado de la bronca que crece entre los trabajadores ferroviarios de las diferentes líneas frente a una inflación anual que no bajará del 42%, y significa una fuerte reducción de nuestro poder adquisitivo.

El “nuevo” plan de Macri y el FMI con más ajuste fiscal, implica reducción salarial y despidos a estatales. Este año arrancó con cierre de ramales y despidos masivos, como hizo Vidal con Ferrobaires, y retiros voluntarios en todas las líneas. Los aprietes y persecuciones con suspensiones arbitrarias a compañeros buscan disciplinarnos para llevar adelante este plan de guerra que es contra el conjunto de los trabajadores. Necesitamos una respuesta contundente.

Los gremios ferroviarios aseguran que la propuesta del gobierno es insuficiente. Los medios periodísticos hablan de un 10% más, lo que suma un 25 en cuotas para todo 2018. Pero la masa de los ferroviarios está ausente en la negociación. Otra vez la burocracia negocia nuestros salarios a espaldas de los ferroviarios. En la UF, son los mismos que han firmado una reforma del convenio que flexibiliza nuestro trabajo y han pactado, durante años, acuerdos salariales a la baja.

El pedracista Sasia, líder de la Unión Ferroviaria, tiene un largo prontuario de carnereaje y entregadas; desde el año 2004 que la UF no convoca un paro de trenes por un reclamo del gremio (en aquella ocasión reclamaban un 42% de recomposición salarial y firmaron el 15%); en cambio, hubo un “paro” pidiendo libertad al asesino José Pedraza, detenido por el crimen de nuestro compañero Mariano Ferreyra. Durante el kirchnerismo carnerearon todos los paros nacionales, mostrando disciplina e integración al gobierno “nac & pop”, sobre todo en épocas de altísma inflación y salarios a la baja, tercerización masiva y fuertes descuentos salariales por el impuesto a las ganancias.

Venimos de un parazo nacional; pero el triunvirato de la CGT, y la “oposición” moyanista, no quieren darle continuidad, y llaman a esperar las elecciones del 2019. Hagamos que el paro ferroviario del 2 se haga efectivo, y con movilización.

Alertamos que el gobierno intente decretar una conciliación obligatoria “trucha”, como lo hizo con los docentes. Tal conciliación debe ser desconocida, el gobierno no puede ser juez y parte, tampoco puede retrotraerse la situación previa al conflicto, ya que la inflación es un hecho que afecta los ingresos de nuestras familias.

Para que este paro sea el arranque de un plan de lucha para defender nuestros salarios, la negociación y las acciones tienen que estar en manos de los trabajadores ferroviarios:

- Exijamos asambleas en cada sector y en cada línea para organizar el paro del 2 de octubre, y que sea con movilización.

- Plan de lucha en serio, resuelto por los ferroviarios, para darle continuidad hasta arrancar un aumento no menor del 42% y haga frente a la inflación, con cláusula gatillo por posible desmadre económico.

- Derrotemos el plan de Macri, los gobernadores y el FMI.

- Congreso de delegados de base de todos los sindicatos, por una salida de los trabajadores a la crisis.

Compartir

Comentarios