fbnoscript
28 de septiembre de 2018

Gran paro de los municipales de Guaymallén

Crece en la localidad mendocina la lucha contra el ajuste y la persecución del intendente Marcelino Iglesias.

Las acciones de lucha alrededor del paro nacional arrancaron en la ciudad de Guaymallén (Mendoza) el 24, con una concentración en la explanada municipal contra el despido de choferes del sector de servicios públicos –quienes fueron acusados de robar gasoil y sin mediar ningún tipo de defensa fueron despedidos. La jornada contó con varias decenas de municipales que se movilizaron en solidaridad junto a sus familiares hasta la puerta del municipio. La adhesión de la CTA Autónoma local –que había resuelto en su plenario de delegados y activistas convocar al acto atrajo a los dirigentes de la seccional Guaymallén del SUTE (docentes), los y las compañeras feriantes perseguidas por la gestión Cambiemos, y delegados del Polo Obrero de diferentes barrios del departamento.

Las diferentes intervenciones de los miembros de la Junta Interna de municipales, así como la de los dirigentes combativos, como Raquel Blas, denunciaron los ataques del intendente Marcelino Iglesias (Cambiemos), quien busca justificar los despidos acusando a los municipales  de “ñoquis”, “vagos” y “ladrones”, al tiempo que realiza un fuerte ajuste en las condiciones de vida de los trabajadores del gremio.

La jornada de lucha continuó el día 25 con asamblea en los principales galpones del municipio (espacios verdes, obras municipales y servicios públicos) en los cuales se votó por unanimidad la retención del servicio. La gestión buscó desactivar y dividir la medida, impulsando que los trabajadores no fueran a marcar a los galpones, sacando los vehículos el día anterior. Pese a ello el servicio se resintió en la totalidad de los turnos vespertinos, donde el paro y las retenciones de servicios se extendieron hasta el mediodía con asambleas y deliberaciones, ante el intento desesperado de los directores y capataces por romper la unidad -que llegó al punto de mandar a escribanos y abogados del municipio a amedrentar e incluso a la amenaza de traer nuevamente a la fiscal del departamento y a Gendarmería, como en el paro anterior.

El método de la deliberación colectiva como disparador

Las semanas previas a estas jornadas el cuerpo de delegados de ATE, con su Junta Interna a la cabeza, impulsó las asambleas y deliberaciones en cada una de las reparticiones que tiene el municipio, denunciando la política de recortes salariales que viene implementando Iglesias, muchas veces con la connivencia del PJ-FPV. Se busca reducir los “costos laborales” del municipio mientras la obra pública, que es un botín para las empresas amigas de la gestión, reciben una indexación cada 30 días.             

Para contrarrestar la acción de los delegados combativos, la patronal salió a difundir el rumor de aumentos a través de bonos en negro y por única vez, y un mísero 5% recién para diciembre –lo que sumado a las anteriores totaliza menos del 9%, en un marco de una brutal inflación y encarecimiento del costo de vida. Esta ´propuesta´ oficiosa de todos modos fue rechazada en todos los galpones, incluso el mismo día del paro, donde los compañeros municipales por iniciativa de la Junta Interna reclamaron un inmediato aumento del 20%, la restitución de ítem recortados por la gestión, las categorizaciones que en muchos casos tiene hasta 20 años de atrasos, entre otros reclamos inmediatos.

La gestión maniobró dispersando trabajadores por lo largo y ancho del municipio el día 25, al tiempo que bate el parche sobre decenas de nuevos despidos, recorte de tickets complementarios y una serie de prácticas antisindicales y persecutorias que chocan de frente con la unidad forjada por la base que impulsan los delegados combativos.

Por un encuentro provincial de Municipales

La experiencia de lucha de los municipales de Guaymallén, que viene extendida desde hace meses, ha fortalecido a los diferentes compañeros delegados y dirigentes miembros de la Junta Interna de ATE, lo que llevó a que en el anterior paro de junio fueran el único sector en la provincia que realizara de manera activa la jornada de lucha, hasta el punto de enfrentar y expulsar a la Gendarmería que había ingresado a uno de los sectores. Se han ganado la autoridad entre el conjunto de sus compañeros sobre la base de impulsar la deliberación abierta y directa y enfrentar de manera activa la política de ajuste.

Sin recluirse a la acción sindical en su sector, los municipales de Guaymallén participaron activamente del plenario de delegados y actividad de la CTA-A, y fueron impulsores de la resolución de provincializar la lucha contra las políticas de hambre que impulsan Cornejo y todos los intendentes. Se apunta a poner en pie un gran encuentro de municipales de toda Mendoza, que abra la deliberación y fortalezca la experiencia del conjunto de los municipales, que hoy se ven empujados a vivir en su mayoría con un salario básico de igual valor que un plan social, con complementos en negro que sirven para la extorsión.

En esta iniciativa nos jugamos a reunificar a toda la familia municipal y abrir un nuevo curso para enfrentar el ajuste de la gestión y connivencia de las diferentes burocracias, en el camino que emprendió el sindicalismo combativo por un gran plenario de delegados de base, hacia la huelga general, y para establecer una salida obrera a la crisis en curso.

Compartir

Comentarios