fbnoscript
12 de octubre de 2018

Momentos decisivos en la paritaria docente bonaerense

Baradel dispuesto a firmar una paritaria a la baja. Asambleas masivas rechazan contrapropuesta de la Celeste

El desarrollo de la última reunión paritaria, luego de más de un mes y medio sin ser recibidos los gremios, confirmó los pronósticos señalados en la nota del día de ayer. El gobierno de Vidal mantuvo su planteo de un 30 por ciento en negro de incremento, compuesto por el decreto antiparitario de Vidal que estableció, manu militari, un 19 por ciento, y un 11% más en octubre, hasta fin de año. Baradel y toda la burocracia sindical docente bonaerense dejaron en claro que están dispuestos a aceptar una paritaria a la baja, sentándose con una propuesta similar, que no votó ningún docente.

El acuerdo salarial que viene imponiendo hasta ahora el gobierno de Macri en la provincia, lleva el salario inicial a los $16.250, un ingreso de pobreza, y un maestro de grado con la máxima antigüedad (24 años o más) arañaría los 21. 785 pesos.

Tabla de salvación para Vidal

La contrapropuesta elevada por la burocracia sindical –que por ahora ha sido rechazada- tiene diferencias apenas de matiz con la gobernadora: pide que ese 11 por ciento se cobre desde septiembre (un mes antes) y la formulación de alguna reapertura para evitar que los salarios pierdan más todavía por la inflación prevista, pero elude la “cláusula gatillo”.

¡Sí acepta un incremento 17 puntos por debajo de lo que planteó el FUDB (Frente de Unidad Docente), sobre salarios paupérrimos! ¡Aún si la burocracia se saliera con la suya, consolida una brutal paritaria a la baja!

La negativa de Vidal, a pesar de la enorme concesión de Baradel, es testimonio de la voluntad de avanzar en un ataque a fondo contra todos los trabajadores públicos. Vidal sentó a sus funcionarios con el as en la manga de la aceptación de prácticamente toda la burocracia sindical estatal, especialmente UPCN, de un acuerdo en los mismos términos. La otra a favor, la intervención de la iglesia. La Pastoral Social, metida en la negociación por Baradel y cía para “interceder” entre las partes, jugó como presión en la adaptación de la burocracia sindical docente de su reclamo, como ya ocurrió con la mediación en el conflicto del Astillero Río Santiago.

“No queremos seguir en conflicto” y “tenemos voluntad de negociación”, fueron las declaraciones a TN de un Baradel muy lejano del cuco que fabricó Vidal, antes de ingresar a la paritaria.

No muy diferentes fueron sus declaraciones al salir de la reunión: “No puede ser que nos impongan una pauta salarial a la baja y recién nos convoquen en diciembre”, dijo, reconociendo que estaban entregando el salario. Petroccini, de FEB, tiró nafta al fuego, cuando declaró que la inflación superará el 40%.

La búsqueda de un arreglo es desesperada: frente a semejante ataque, los gremios resolvieron unilateralmente un cuarto intermedio, con el objetivo de negociar en medio del feriado largo y a espaldas de la docencia la convalidación de esta reducción salarial. Fuera de todo, quedan sin abordar la crisis de la infraestructura, el fin de las reformas antieducativas de Vidal y el desastre de los comedores escolares, entre muchas otras cosas. Los paros votados en las reuniones de delegados quedan supeditados a los toma y daca con los funcionarios de Vidal.

Plenario provincial Multicolor para continuar la lucha

Asambleas multitudinarias en el combativo Suteba Ensenada rechazaron de plano la avanzada de Vidal y la contrapropuesta de la Celeste. Similares discusiones se procesan en todos los Sutebas multicolores, que el próximo 18 de octubre realizarán un plenario de delegados mandatados para resolver la continuidad del plan de lucha.

Planteamos plan de lucha con continuidad de 72 horas como mínimo, renovables hasta obtener los reclamos, el rechazo a la injerencia de la Pastoral Social, básico de $20.000 y un incremento de no menos del 40 por ciento indexado automáticamente, y la necesidad de un Plenario provincial de delegados con mandato que tome en sus manos la dirección de la lucha.

En esta nota:

Compartir

Comentarios