fbnoscript
19 de octubre de 2018

Quita de firmas y plan de lucha en Clarín contra los salarios de hambre

Fue votado por unanimidad en las asambleas dentro de la redacción tras el rechazo de la empresa a un aumento salarial y el lanzamiento de nuevos retiros voluntarios.
Por Dylan

“Pagame por quedarme y no porque me vaya”. La consigna, cantada durante los últimos años en los pasillos de la redacción de Clarín, vuelve a tomar fuerza en el histórico edificio de Tacuarí, luego de que la empresa no sólo rechazara un pedido de aumento salarial por encima del ruinoso acuerdo firmado por la Unión de Trabajadores de Prensa (Utpba), sino que respondiera con una nueva apertura de retiros voluntarios al 170%.

En ese contexto, los trabajadores y trabajadoras de los distintos medios de AGEA-Clarín protagonizaron una importante asamblea en la tercera semana de octubre que votó por unanimidad el rechazo a la postura de la empresa y un plan de lucha progresivo en medio de la peor paritaria, una vez más, del movimiento obrero.

"Nuestro reclamo surge de la urgencia que atravesamos dentro del contexto económico que proyecta una inflación de 50% para 2018, lo cual implicará una depreciación salarial de un 32% para nosotros. Lo que se agrava si tenemos en cuenta que hace más de 4 años los trabajadores de prensa venimos gritando que #ElSueldoNoAlcanza. Las medidas de reclamo, con el objetivo de lograr una mesa salarial, se implementarán periódicamente de forma in creciente", informó la Comisión Interna. La primera medida fue un quite de firmas en las ediciones de papel y web de Clarín y Olé del viernes 19.

Los retiros voluntarios no son otra cosa que despidos encubiertos en medio de una redacción cada más vacía. Esta política, que se ha repetido en los últimos años en el diario, está estructurada bajo el esquema de la convergencia que multiplica la producción con menos trabajadores y descalifica el oficio y su calidad, a fin de imponer a la redacción de formato papel que trabaje también para la web.

Y es, asimismo, parte del panorama de destrucción en el gremio de prensa: desde el vaciamiento en los medios del kirchnerista Sergio Szpolski al cierre de la agencia DyN de la Corpo y los más de 300 despidos en Télam, pasando por los despidos en Rock and Pop, Splendid, cierre de ESPN, el no pago de indemnizaciones en Del Pla, salarios adeudados en C5N, ajuste en Ámbito Financiero.

Así las cosas, los retiros voluntarios no sólo atacan a los trabajadores del “gran diario argentino” en tanto precariza más a los que se quedan, sino que funciona como un marco extorsivo en medio del vaciamiento general del gremio del que esta política también es parte.

Sin embargo, esta realidad –que forma parte del plan de hambre y timbeo de Macri, los gobernadores y el FMI– tiene una resistencia en el gremio entroncado en el Sipreba, con luchas que, aún dispersas, se van multiplicando con el punto más alto en los 115 días de paro y toma en Telám, donde se viene de conseguir un contundente fallo judicial que vuelve a anular los despidos en la agencia de noticias.

De este modo, esta histórica lucha en Télam marca un rumbo y es acompañada por reclamos salariales en El Cronista, al igual que medidas de fuerza por este motivo en Página/12, y, ahora, en Clarín. Con esta perspectiva, uniendo todas las luchas en curso e inspirando a más redacciones, hay que reclamar la inmediata reapertura general de las paritarias.

El mensaje es claro: el salario no alcanza y ya no se puede seguir así.
 

LEE TAMBIÉN: Télam: un fallo contundente como resultado de la enorme lucha 

Compartir

Comentarios