fbnoscript
15 de noviembre de 2018 | #1528

SIAM: Paro total y acampe contra los despidos

Los trabajadores de Siam retomaron el paro frente al incumplimiento de la conciliación obligatoria por parte de la empresa. La Secretaría de Trabajo había dictaminado la conciliación tras la paralización total de actividades como respuesta al despido de 20 operarios. Los despedidos plantaron un acampe en la puerta de las instalaciones contra el intento patronal de utilizar la mercadería stockeada para debilitar la lucha.

El escenario quedó planteado el mismo lunes en la audiencia en la Secretaría de Trabajo. La patronal se retiró sin firmar el acta y anunció que no admitiría el reingreso de los despedidos. Los trabajadores se mantuvieron firmes sosteniendo las tareas habituales. No hubo acuerdo. Sin embargo, frente al desplante patronal y a instancias de la seccional de la UOM, se resolvió en asamblea levantar el paro. Los compañeros pusieron como condición retomar las medidas de lucha en caso de incumplimiento patronal.

En la madrugada del martes, los despedidos, acompañados por una delegación del Polo Obrero, de la Coordinadora Sindical Clasista y de otras organizaciones, se hicieron presentes en la planta. No se les permitió el ingreso a los despedidos. Se retomó el paro con un acatamiento del 100%.

Durante el transcurso de la jornada se acercaron distintas delegaciones de trabajadores, organizaciones sociales, políticas, sindicales, barriales, que se solidarizaron y se pusieron a disposición de la lucha. Una ruidosa delegación de la seccional de la UOM se hizo presente durante la mañana. Las compañeras del Polo Obrero se encargaron de la olla popular durante la jornada.

El paro de Siam deja una lección a destacar. Se trata de una empresa sin cuerpo de delegados desde hace un año (fue intervenida su comisión interna por la directiva seccional). Tiene un enorme valor porque demuestra con mucha claridad las enormes reservas de lucha que anidan en la base obrera. Solamente el aislamiento y la contención de las centrales obreras impiden desplegar la fuerza arrolladora de los trabajadores. Unica fuerza capaz de derrotar el plan de guerra de Macri y el FMI, las patronales y los gobernadores.

La patronal no dió hasta el momento señales de querer abrir algún canal de negociación. Una posibilidad es que estemos frente a un conflicto de largo aliento. Hay que preparase para eso. Los trabajadores se mantienen firmes y son conscientes de esta posibilidad. Por eso también el acampe. Está planteada una campaña de difusión masiva sobre todo el movimiento obrero en general y sobre el gremio metalúrgico en particular.

La UOM debería convocar urgente un plenario de delgados para discutir un plan de lucha contra los despidos. Son muchísimos los puestos de trabajo en riesgo: Siam, Canale, Acindar, Tandil, por nombrar algunos. La política de aislamiento impide unificar fuerzas y termina beneficiando a las patronales.
Se hace necesario un verdadero plan de lucha nacional contra el ajuste. 

En esta nota:

Compartir

Comentarios