fbnoscript
23 de noviembre de 2018

La rebelión de Enfermería en Rosario

Por
Jorgelina Signa Enfermera Concejal de Capitán Bermúdez por el Partido Obrero (Frente de Izquierda)y Vanesa Blanco Junta Interna Hospital Baigorria

El 21N miles de enfermeras y enfermeros ganaron las calles en todo el país. En Rosario más de 3000 [email protected] conmovieron la ciudad con una marcha que recorrió el centro de la Ciudad para dirigirse al Monumento a la Bandera donde la Interhospitalaria, recientemente formada, realizó un acto. Esta masiva acción de lucha estuvo precedida por una intensa actividad de agitación, por asambleas auto convocadas, abrazos simbólicos  y  cortes de calle. 

Se movilizaron enfermeras de hospitales provinciales como el Baigorria y el Centenario, hospitales Municipales como el Sáenz Peña, el Alberdi y el Heca, atención primaria (APS), los hospitales del PAMI, Hospital Vilela, Htal. de Niños Zona Norte , algunos sanatorios privados y estudiantes de la Escuela de Enfermería. También hubo presencias del Colegio y de la Asociación de Enfermería.

La lucha por el Programa

Fue la intervención de Vanesa Blanco, delegada de la Junta Interna del Hospital Baigorria y que habló por los Provinciales, la que integró el conjunto de las denuncias y reafirmó los ejes centrales de esta enorme lucha:

En primer lugar, reafirmó “el rotundo rechazo a la Reforma aprobada en Buenos Aires” y denunció “que es un avance sobre las conquistas laborales y la pretensión de introducir la reforma laboral en Salud; un precedente gravísimo para todas las provincias”.

El segundo aspecto planteado y que recibió la ovación de la concentración, es que “el reclamo del reconocimiento de la profesión tiene que incluir tanto a los licenciados como a los enfermeros profesionales”. Es decir nivelar para arriba.  Este punto significa una delimitación tanto del  Colegio de Enfermería, como de otros sectores y algunos proyectos de ley que plantean el reconocimiento solamente para los licenciados (esto significaría dejar afuera de la carrera profesional al 80-90% de los enfermeros).

Y por último denunció que “en nuestra provincia el Gobierno mantiene un régimen laboral de enorme precarización con (trabajadores) eventuales de años de antigüedad” y planteó la lucha por el pase a planta.

La burocracia sindical y la Interhospitalaria

Las burocracias de los diferentes sindicatos no actuaron para desarrollar esta lucha. A lo sumo dieron un apoyo que tenía más que ver con no quedar mal parados frentes a los delegados que querían impulsar la lucha y la presión de las bases. El extremo fue el caso de UPCN que salió directamente a apretar, amenazar y tratar de disciplinar a los afiliados para que no se movilizaran.

La rebelión de las enfermeras se enfrentó a esta política traidora de la burocracia de los sindicatos mediante “autoconvocatorias” y el apoyo de muchos delegados de hospitales que impulsaron la organización y movilización de los compañeros.

Como parte de este proceso se conformó una coordinadora Interhospitalaria que fue quien organizó la marcha y el acto de 21N.

En este sentido los representantes del Baigorria, que son integrantes de la Junta Interna clasista del Hospital, defienden la necesidad de que la Interhospitalaria tenga una organización democrática; que los representantes lleven el mandato de las Asambleas de sus lugares de trabajo, de sus hospitales.  

La continuidad y los proyectos de Ley 

Al culminar el acto, se anunciaba que había una negociación en la comisión de Salud Bicameral un Proyecto de Ley en nuestra provincia y que abarcaría la profesionalización de enfermería.

Es evidente que la rebelión de las enfermeras aceleró las reuniones parlamentarias; sin embargo, los trabajadores están ausentes de los proyectos y debates. Por ese motivo, Vanesa Blanco planteó también que representantes de este movimiento de lucha, elegidos en Asamblea General de Hospitales y con mandatos participen también de toda discusión con los funcionarios o en los proyectos de ley para que se respete el reclamo central de este movimiento: el reconocimiento de la profesión de todos los enfermeros, licenciados y enfermeros profesionales.

Nuestra compañera Jorgelina, concejala en el Cordón, elaboró un Proyecto de Ley que plantea la incorporación de todos los enfermeros, licenciados y no licenciados a la profesionalización tal como se hizo hace 2 años con los trabajadores sociales en la provincia.

En una próxima reunión, la Interhospitalaria tiene planteado este debate y la continuidad de la organización en los hospitales y de iniciativas de conjunto.

La rebelión de Enfermería excede el reclamo por el reconocimiento de la Profesión. Fue también una rebelión contra la precarización laboral, por el pase planta, contra la descalificación de la profesión, por los salarios pulverizados por los tarifazos y la inflación. En fin, muestra la tendencia de los trabajadores a terminar con este régimen de superexplotación laboral y también muestra el camino para superar a la burocracia sindical que bloquea la lucha mediante el debate y la organización de esa lucha por los propios trabajadores.

 Las enfermeras/enfermeros marcan el camino para el conjunto de la clase obrera en Santa Fe.

En esta nota:

Compartir

Comentarios