fbnoscript
28 de noviembre de 2018

La CATT, detrás de migajas

Por un plan de lucha real.

La medida de fuerza de la Confederación de gremios del Transporte (CATT) llevada a cabo el martes por la mañana impactó, naturalmente, en un horario pico, pero careció de una verdadera deliberación de los trabajadores. Las asambleas brillaron por su ausencia. En el transporte automotor, fue de cumplimiento dispar.

La razón reside en que, en la víspera, se produjo una reunión donde el gobierno prometió "abrir una mesa de diálogo sectorial y sumar la participación de la Afip para analizar la posible excepción de Ganancias de los adicionales por horas extras, viáticos y feriados que cobran los trabajadores de la actividad" (Cronista Comercial, 27/11).

De la reunión con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y su par de Producción, Dante Sica, participaron el portuario Schmid, Roberto Fernández (UTA), Marcos Castro (Capitanes de Ultramar), Guillermo Coria (Guincheros), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes), Rubén Fernández, (Personal Superior Aeronáutico), Omar Maturano (La Fraternidad) y Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), quien no se privó de declarar "los trabajadores queremos pagar ganancias", objetando sólo la carga sobre rubros como horas extras o viáticos.

Los burócratas sindicales pretenden el visto bueno del gobierno para reclamar migajas en lugar de poner en pie una verdadera lucha por la recuperación del salario frente a la escalada inflacionaria. En la reunión, Maturano casi rogó el pago del bono de fin de año, ante la mirada indiferente de los funcionarios.

Los ministros y sindicalistas acordaron un cronograma de reuniones y se definió constituir "un espacio de diálogo entre los dos Ministerios y el sector sindical en el marco de la Mesa Logística, que se reunirá periódicamente para analizar los desafíos del sector". Como se ve, mucho ruido y pocas nueces.

Sin verdaderas asambleas de carácter resolutivos y un plan de lucha real, el gobierno no va a resignar del impuesto al trabajo. Mucho menos ahora, que un fallo de la Corte Suprema lo extiende a todo el personal del poder judicial y, de ese modo, reconoce su aplicabilidad sobre los salarios.

Exigimos que Sasia se retracte. Reclamamos a los gremios del transporte, y en especial a la UF, un plan de lucha real para enfrentar el ajuste, adelantar la reunión paritaria convocada para el 18 de diciembre y la convocatoria a asambleas para votar un plan de lucha por una recuperación salarial real, contra el cobro del mal llamado impuesto a las ganancias y por la defensa de cada compañero amenazado por la ola de despidos que recorre el gremio.

Para derrotar el plan de guerra de Macri y el FMI contra los trabajadores hay que impulsar un congreso de delegados de base de todas las centrales sindicales, resolver un plan de lucha, que debe comenzar con un paro activo nacional de 36 horas, y votar un plan económico de los trabajadores.

En esta nota:

Compartir

Comentarios