fbnoscript
31 de agosto de 2006 | #961

Conflicto de TVB (Ex Jabón Federal): La patronal ‘tropieza’ con una sensacional resistencia obrera

El día gris y frío no fue un obstáculo para que unas mil personas, entre delegaciones políticas y sindicales, dirigentes y familiares de los trabajadores, colmaran el sábado las inmediaciones del acceso a la planta de TVB en San Justo. Néstor Pitrola fue uno de los oradores, y una gran columna del Polo Obrero de La Matanza pasó por allí camino al acto internacional del Partido Obrero.

De este modo se coronó una intensa semana jalonada por la movilización y escrache a las oficinas comerciales de la empresa, el miércoles, y el paro con corte del Camino de Cintura dos días después.

El escrache al ‘fondo buitre’ Southern Cross (propietario de TVB y comandado en el país por el Grupo Morita) fue impulsado por la ‘comisión de solidaridad’ reunida en el Bauen, que también resolvió convocar a una marcha al Ministerio de Trabajo junto al Hospital Francés, Parmalat y otros sectores en lucha.

A un mes de iniciado el conflicto es evidente que la extraordinaria resistencia de los ’pibes de TVB’ está mellando la intransigencia patronal y la lleva a dar pasos en falso. Así ocurrió con los descuentos por las horas no trabajadas que afectaron tanto a los que están adentro como a los 38 despedidos (violando una vez más la conciliación obligatoria).

Este ‘gesto’ de dureza provocó otro contundente paro general y un corte de ruta el viernes, además del fortalecimiento de la unidad, exactamente el efecto contrario al buscado.

El paro fue total -pese a los malogrados intentos de poner en marcha alguna línea con un grupo de contratados— y se impuso con una aceptación mayor que en otras ocasiones entre el grupo más vacilante. Es que la poda no perdonó ni a los carneros y acrecentó la comprensión de que el despido del activismo es sólo el primer paso del ajuste general que seguirá si el conflicto es derrotado.

Por esa razón las promesas de mejorar las condiciones de trabajo y salariales a cambio de la normalización de la planta no engañan a nadie y todo lo que la patronal ensayó para separar a los despedidos del resto del plantel fracasó sin atenuantes.

Aclaremos de paso que en el artículo publicado la semana pasada (PO N° 960), al repudiar esta tentativa patronal de comprar la voluntad de algunos trabajadores se deslizó por error la falsa idea de que la maniobra patronal habría logrado algún eco, cosa que rotundamente no sucedió.

Descartado entonces el soborno, siguió el chantaje de los descuentos, pero el resultado de esta última provocación no pudo haber sido más contraproducente para la empresa: tuvo que ‘recular en chancletas’ y abonar integralmente la totalidad de los salarios.

Uno de los puntos críticos de un conflicto prolongado como este es el sostenimiento de las familias obreras, y el cálculo previsible de la patronal es que su necesidad de producción -estamos en temporada baja- es menos acuciante que el ‘hambre’ de los despedidos.

Seguramente la imagen de los gerentes embolsando jabón en polvo el viernes, ante la mirada de los huelguistas, habrá sembrado más que una duda razonable en la justeza de ese cálculo.

La iniciativa pasó ahora a manos de los trabajadores: el lunes se retomó la huelga por 24 horas más y el acatamiento fue tan unánime que se apagó la caldera (algo que hasta ahora no había sucedido); también se instalaron carpas en los portones, cortando la circulación de los camiones.

En una fase crucial por el inminente fin de la conciliación, la intensificación de la movilización callejera y la extensión de la solidaridad deben ser los puntales de un plan progresivo de medidas de fuerza internas hasta el retome oportuno de la huelga indefinida y la ocupación de la fábrica -si fuera necesario— por el triunfo completo de los jóvenes y combativos jaboneros de TVB.

En esta nota:

Compartir

Comentarios