fbnoscript
13 de diciembre de 2018

Se realizan hoy elecciones gremiales en el Ministerio de Defensa

Dispersión de la burocracia y oportunidad para el activismo. Vamos con la Lista Violeta: independiente, de lucha y por los derechos de la mujer.

En el transcurso de la jornada de hoy, y hasta las 18 horas, se desarrollará la elección para Junta Interna y Cuerpo de Delegados de ATE Ministerio de Defensa de la Nación, en el emblemático edificio Libertador y en la Universidad de la Defensa. De la elección participan tres listas: la Verde, la Verde y Blanca, y la Violeta.

Las listas de las burocracias

La lista Verde, actual conducción de la Junta Interna, es una alianza entre la dirección nacional de ATE (la lista Verde de Hugo “Cachorro” Godoy) y ATE Desde Abajo, agrupación vinculada a Rompiendo Cadenas (que dirige la Junta Interna de ATE Trabajo). En Defensa, la Verde no ha superado la prueba de los dos últimos años del gobierno de Macri, en particular, del ajuste llevado adelante por el ministro Oscar Aguad: frente a los despidos de agosto y diciembre de 2017, han sido un factor de desorganización al promover la fractura de la organización gremial y al no convocar asambleas ni instancias de organización.

La Verde y Blanca, que integran militantes contra el derecho al aborto, es la extensión  de la directiva kirchnerista de ATE Capital, quienes durante los conflictos jugaron como orientación la sustitución de la organización de los trabajadores por el “aparato”, con medidas sin continuidad. A su vez, impusieron su política de aislamiento de cada conflicto que enfrentaron los estatales nacionales, sin integrar un plan de lucha de conjunto contra los despidos. Hoy se presentan como portavoces de una supuesta “refundación”, tras haber pedido en vano una lista de unidad a la actual conducción Verde para salvar los cargos.

Consolidación del activismo

La Violeta surge de una experiencia que se fue procesando en los últimos dos años.

Al fracturarse la Junta Interna, donde confluían todos los sectores del ministerio, un grupo de delegados fundó “Activate”, que fue un primer canal para que el activismo intervenga en la lucha contra los despidos. En Activate se fue procesando una diferenciación con la Verde y Blanca, que pretendía colonizar el espacio.

Finalmente la campaña de la antiburocrática Lista Multicolor a nivel nacional, en las diversas elecciones de la fracturada CTA, terminó de consolidar la separación del activismo de la burocracia sindical en sus distintas variantes (el sector de ATE Desde Abajo, que a nivel general estaba con la Multicolor, en Defensa se mantuvo siempre aliada con el sector de Godoy). De ese proceso –y del ascenso del movimiento de mujeres, cuyas reivindicaciones levanta en primer orden- surgió la Violeta. La elección que tendrá lugar hoy es una gran oportunidad para el avance de esta orientación.

Compartir

Comentarios