fbnoscript
17 de diciembre de 2018

La lucha de los municipales de Mar del Plata puede triunfar

Por Nora Biaggio
(sobre la base de informe de docentes municipales)

Los municipales de Mar del Plata se encuentran en retención de tareas por tiempo indeterminado. El conflicto se desató en octubre a partir de una propuesta de aumento del 7%, que sumado a un aumento ya percibido anteriormente configuraría un 25% anual, muy por debajo de una inflación que se aproximará al 50%. A la insultante oferta del 7%, el gobierno del intendente Carlos Arroyo (Cambiemos) le agregó un decreto de anulación de la bonificación docente (código 59) que implica una rebaja salarial del 30%.

Para atacar la lucha de los municipales, las autoridades lanzaron una campaña de difamación y de estigamatización a través de la página oficial de la municipalidad y en medios masivos de comunicación. El gobierno intentó también quebrar y desorganizar las retenciones de tareas y movilizaciones masivas apelando al dictado de varias conciliaciones obligatorias. Vencido el plazo y fracasadas las negociaciones, la movilización del 12 de diciembre con el apoyo y la presencia de numerosas delegaciones de la Federación de Sindicatos Municipales contó con la participación de unos 10 mil compañeros. El grito de “que se vayan todos” fue sostenido en cuadras y cuadras de marcha. Arroyo y el ministro de Hacienda Hernán Mourelle una vez más colocan a ojos de la población que son incapaces de gobernar.

El dirigente provincial de Municipales, Cholo García, se deshizo en promesas de paro provincial de apoyo que como es costumbre, nunca se concreta. Pero esto no ha disuadido la lucha. Los municipales muestran a la población que Arroyo que quiere bajar los sueldos y es responsable de la situación crítica que atraviesa una ciudad paralizada en casi todos sus servicios. No funcionan ni el cementerio, ni las oficinas.

Está planteado sin embargo que los municipales resuelvan un programa claro. No sólo se deben rechazar los recortes salariales. Esta enorme lucha debe presentar los reclamos de pase a planta de los contratados, reactivamiento de la Junta de ascensos y calificaciones, el pago de los 25 años y vacaciones no gozadas a los jubilados con un aumento de emergencia, pago de la bonificación a los docentes y sueldos acorde a la inflación con cláusula de revisión.

Que los funcionarios se bajen los sueldos y cobren igual que un trabajador.

Apertura de los libros bajo control de los trabajadores. Arroyo ha anunciado que cuentan con millones de pesos “ahorrados” ¡Claro, por el aumento de las tasas y los recortes salariales!

Abajo la persecución a los que luchan.

La retención de tareas debe ser garantizada y reforzada con concentración y movilización cada 2 o 3 días; impulsando la discusión en asamblea general para definir democráticamente cómo seguir.

Ninguna negociación sin resolución por asamblea.

Compartir

Comentarios