fbnoscript
20 de diciembre de 2018 | #1533

Triunfo histórico de la Naranja en el INTI

Por Corresponsal
Tribuna Estatal

La agrupación Naranja obtuvo un triunfo histórico en la elección de Junta Interna del INTI. Porque es la primera elección sindical tras la gran lucha contra los despidos de este año, que incluyó paros, movilizaciones y una ocupación durante 48 días. Los 265 despidos habían tenido el objetivo de arrasar con la organización sindical de los trabajadores, y en particular con su forma asamblearia y de lucha, de la cual La Naranja es su expresión más consecuente. Precisamente por eso la mayor parte de los despidos cayeron sobre el activismo. Sin poder alcanzar los objetivos, sin embargo, el clasismo sembró un ruta de clase que hoy tuvo expresión política. El voto abre una nueva etapa, da una clara señal ante el poder patronal y rescata un programa y los métodos de clase que caracterizaron la enorme lucha con la que empezó el 2018.   

Tras el escrutinio de las tres urnas, la Naranja se alza con 119 votos sobre las restantes listas, que obtuvieron 116 (en el caso de la Verde-Granate) y 109 (Verde). Se trata de un triunfo de la orientación combativa desplegada por la agrupación, que reclamó la participación de los despedidos en la elección -algo boicoteado por las otras listas. La Verde ha difundido un comunicado en que afirma que los resultados no son definitivos debido a que habría 18 votos observados. Pero se trata de votos absolutamente irregulares, de un padrón trucho que la lista que salió tercera presentó el día de la elección, no reconocido por la Junta Electoral actuante. Absurdo. Rechazamos y advertimos sobre esta maniobra inadmisible. Recordamos que nuestra agrupación reclamó por la incorporación de todos los despedidos al padrón en forma vinculante, a lo que se opusieron las otras dos listas.

La patronal del INTI es la primera gran derrotada tras este pronunciamiento de los compañeros/as en esta elección. La participación superó el 75% del padrón de afiliados. A la vez, fueron derrotadas las burocracias que se disputan el sindicato. En primer lugar la Verde, que pierde tras años de manejos burocráticos, pactos con la patronal y negocios personales. De igual modo su ruptura, la Verde Granate, que hasta hace pocas semanas formaba parte acrítica de la Verde, y que rompió sin mayor principio que el reparto de cargos. El apoyo que tuvo de la Verde y Blanca K involucra a esta fracción burocrática en la derrota. Párrafo aparte merece el triste papel de un grupo de izquierda asimilado a estas listas (OS). 

Se trata de una victoria del clasismo que tendrá repercusión nacional, por la trascendencia del INTI como instituto y como colectivo de trabajadores de gran tradición. La Naranja pondrá manos a la obra en forma inmediata para preparar la lucha contra la ofensiva del gobierno sobre el instituto y por todas las reivindicaciones pendientes mediante asambleas de base y un plan de lucha.

Compartir

Comentarios