fbnoscript
20 de diciembre de 2018

Los trabajadores petroleros del norte de Salta van al paro el 24

Ante el virtual cierre de la refinería de Campo Durán
Por Corresponsal
Comité del PO del departamento San Martín

El Sindicato de trabajadores petroleros de Salta y Jujuy ha decidido en asamblea un paro por tiempo indeterminado a partir del lunes 24 de diciembre. La medida de fuerza obedece a la decisión del ministro de energía de la Nación, Javier Iguacel, de suspender la compra de gas a Bolivia, con lo que la refinería de Campo Durán en el norte de Salta no contará con el volumen de gas mínimo para poder funcionar. Esta medida plantea el virtual cierre de la refinería con el despido de sus casi 500 trabajadores.

El peligro inminente del cierre de la refinería de Campo Durán, en manos de la empresa Refinor (mitad de YPF, mitad del grupo Mindlin -un mimado de los K y ahora del macrismo) es la crónica de una muerte anunciada. La caída de la producción de gas y petróleo en el norte que fue de un 70% y 68% respectivamente, en los últimos 10 años, sumado a que en Yacuiba (Bolivia) ya está funcionando una refinería similar, venían anunciando este cada vez más probable final.

Desde el Partido Obrero venimos denunciando esta posibilidad desde hace por lo menos unos cinco años. En 2015 y 2016 nuestros diputados provinciales presentaron pedidos de informes sobre la situación de la refinería y un proyecto de declaración que reclamaba medidas para defender los puestos de trabajo, coincidente con medidas tomadas por los trabajadores que en ese momento evitaron despidos que se disfrazaban de retiros voluntarios.

La punta del iceberg

El conflicto abierto hoy es la punta del iceberg de una crisis de la actividad petrolera en el norte como consecuencia de la política entreguista de los gobiernos nacionales, provinciales y municipales, y la fase final de un saqueo que comenzó con Menem-Romero, siguió con Cristina y concluye con Macri.

Las prórrogas a las concesiones otorgadas tanto por el ex gobernador Juan Carlos Romero como por el actual gobernador Juan Manuel Urtubey, solo han servido para los negocios financieros de las empresas que llevaron adelante en estos años una verdadera huelga de inversiones. Esto se agravó en el último período con el aumento a los incentivos para invertir en Vaca Muerta, lo que culminó con el vaciamiento total del norte salteño y la migración de los trabajadores petroleros al sur del país. El gobierno nacional anunció en los últimos meses que no se terminará el gasoducto Noroeste-Noreste (aunque llevaban invertidos 1000 millones de dólares) lo que anticipaba este desenlace.

Recientemente el gobierno convocó a una licitación de nuevas áreas pero tuvo que postergarla por escasez de oferentes. Para explicar el vaciamiento del yacimiento Norte, las privadas dicen que no sería negocio invertir, por eso solo han hecho dos décadas de explotación parasitaria. Diversos estudios, sin embargo, plantean la existencia de reservas de gas y petróleo no convencional pero con altos costos de exploración y explotación. Argentina necesita de los combustibles y el norte salteño de los puestos de trabajo. Las empresas quieren precio internacional y costos mínimos, esto consiguieron con CFK y ahora con Macri. La nacionalización de los hidrocarburos que planteamos desde el Partido Obrero es la salida: le ahorra al país 2/3 de los costos de los combustibles. De ese ahorro debe salir el dinero que las inversiones en el yacimiento norte necesita para defender la destilería de Campo Durán y expandir la producción.

En medio de la crisis, hoy se produjo la renuncia de la ministra de la producción de la provincia, Paula Bibini, que casi la totalidad de los medios de prensa la adjudican a este conflicto. La ministra minimizó el conflicto esta mañana ante los medios de prensa señalando que no había anuncios formales por parte de la empresa de despidos, ni siquiera de un recurso preventivo de crisis.

Por su parte el sindicato, que anunció formalmente la medida de fuerza ante la Secretaría de Trabajo, acordó con la empresa 19 jubilaciones anticipadas, lo que es una mala señal para los trabajadores que están mostrando una gran disposición a defender la totalidad de los puestos de trabajo.

Nacionalización bajo control obrero

Desde el Partido Obrero apoyamos a los trabajadores petroleros señalando la necesidad de llevar las medidas de lucha hasta que se den garantías de permanencia de la totalidad de los puestos de trabajo.

Como lo plantearon los trabajadores ypefianos cuando luchaban heroicamente contra la privatización, en 1991, llamamos a los trabajadores y al pueblo del departamento, a que tomen en sus manos el reclamo de la nacionalización integral de los hidrocarburos bajo gestión obrera, para un plan de industrialización de este recurso estratégico, para terminar con la desocupación estructural de la región, única salida posible ante esta crisis y ante la política de saqueo de estos recursos estratégicos por parte de las privadas y sus cómplices de todos los gobiernos.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios