fbnoscript
30 de diciembre de 2018

Astillero Río Santiago, a no bajar los brazos

El 26 de diciembre se firmó en el marco de la Mesa de Concertación promovida por la Pastoral Social de la Iglesia, un acta donde por primera vez se hace explícito que no habrá despidos, cierre o privatización del Astillero. Los firmantes del acuerdo fueron el ministro de Gobierno Joaquín de la Torre, el Gerente Jurídico del ARS Hector Calvente y los secretarios generales de ATE Provincia Oscar de Isasi y de ATE Ensenada Francisco Banegas. El acta además hace referencia a la continuidad de la construcción de los buques petroleros Juana Azurduy y Eva Perón, comprometidos con Venezuela, como así también la construcción de una compuerta para Puerto Belgrano, para lo cual se garantizan los insumos y materiales correspondientes. No formó parte del acuerdo la recuperación del pago de las vacaciones y del premio a la eficiencia, ambos derechos adquiridos por los trabajadores del ARS que fueran recortados por el interventor Capdevila.

Esta acta es, en todo caso, producto de la lucha tenaz de los trabajadores del ARS que resistieron con grandes movilizaciones, ocupaciones de la fábrica y del Ministerio de Economía la posibilidad de despidos y los dichos de Macri de "dinamitar el Astillero".

El cumplimiento efectivo de estos puntos deberá ser garantizado por los trabajadores. Es que más allá del acta, lo concreto es que el presupuesto provincial 2019 contempla una reducción de 400 millones de pesos para el Astillero y en su nómina de trabajadores hay una reducción (no explicada) de 800 puestos de trabajo. No debemos olvidar que la existencia misma de la Mesa de Concertación fue en respuesta a uno de los momentos más altos de la lucha del Astillero que consistió en la ocupación del Ministerio de Economía por varias horas. No hay que olvidar la fuerte injerencia de la Iglesia como participante plena de la mesa de concertación, lo cual fue parte de un acuerdo con el Gobierno de Vidal para desactivar los conflictos en una suerte de “paz social”.

A partir de esa fecha se hizo notorio por parte de la conducción de ATE Ensenada una orientación de freno a las tendencias a la lucha del conjunto de los trabajadores del Astillero. Prueba de esto son el no acatamiento de ATE Ensenada de alguno de los paros provinciales de ATE y su ausencia en las movilizaciones contra la aprobación del presupuesto.

2019 será un año crucial para los trabajadores del astillero

Los medios periodísticos dan cuenta de que la antesala de la firma del Acta acuerdo fue el cierre de la negociación salarial con los trabajadores de la planta. La conducción de ATE Ensenada aceptó un aumento que, entre sumas fijas y un 15% al básico, dan como resultado un 32 % global de aumento para la categoría inicial, en un cuadro inflacionario que está trepando al 48% anual. Se trata del mismo porcentaje que rechazaron tanto ATE Provincia como los docentes. Además, al igual que UPCN, para los trabajadores provinciales de la ley 10.430 se acepta un 20% en seis cuotas para todo el año 2019.La aceptación de este aumento es la aceptación de la pauta salarial fijada por el presupuesto ajustador de Vidal que tiene como gran objetivo asegurar la “paz social” sin luchas ni movilizaciones y es una política para todos los gremios. Además, queda tendido un puente con los sectores del peronismo que no quiere luchar y que presenta el voto a sus candidatos como la ´única´ salida. Por todo, esto se aísla a los trabajadores del Astillero de una necesaria lucha en común con el resto de los estatales y docentes para quebrar este techo paritario. Las asambleas de sector con mandatos y las asambleas generales deberán sacar las conclusiones del caso para la intervención organizada de los trabajadores del ARS en este proceso.

Por último, hay que destacar que en agosto son las elecciones nacionales, provinciales y seccionales de ATE. Será una oportunidad única para que los trabajadores y el activismo del Astillero saquen las conclusiones necesarias y tenga una intervención independiente en el proceso electoral.

La más profunda deliberación y balance de este 2018 de lucha intensa colocan a la constitución de una alternativa independiente y clasista como una tarea primordial del activismo y las corrientes que se reclaman como tal.

Debe haber una alternativa a la actual conducción de la pejotista Lista Blanca de Banegas y sus socios de la Verde de Ate Provincia y la Lista Celeste de la CCC, como así también a la conformación de la Lista Verde y Blanca (unión del kirchnerismo con la Lista Azul del ex secretario general “Pachuli” Ignomiriello) que se presenta también a nivel nacional y provincial. El kirchnerismo no tiene empacho en aliarse a Ignomiriello, quien tuvo que renunciar a su cargo de gerente de Recursos Humanos del ARS luego de que una numerosa asamblea de fábrica reclamara su renuncia por numerosos hechos de corrupción en su gestión.

Tribuna del Astillero va a intervenir en este proceso con esta orientación de independencia política y clasista para conformar una alternativa para los trabajadores del ARS.

Compartir