fbnoscript
31 de diciembre de 2018

¡Que nuestro salario no sea la variable de ajuste!

El gobierno logró cerrar paritaria salarial 2019 con un nuevo recorte salarial, indistintamente de la propuesta por la que se haya optado. El 23% en cuotas termina siendo un 14% real en el mejor de los casos, frente a una inflación que rondará el 40%. La actualización “mes a mes” es una farsa por que no es acumulativa (como si lo es la inflación) y la “actualización salarial” se cobra dos meses tarde. Es decir siempre por detrás de la inflación. En todos los casos los “acuerdos” implican una nueva confiscación al bolsillo de los trabajadores.

Al mismo tiempo, el gobierno, logró legitimar con la firma de la totalidad de los gremios estatales, la enorme confiscación al bolsillo de los trabajadores de la provincia, operada a través de techos salariales por debajo de una inflación imparable, tarifazos y reglamentaciones como el “ítem aula”. En algunos casos la pérdida de poder adquisitivo llega al 40% del salario en lo que va de la actual gestión y en ningún caso es menor al 25%.

Este escenario plantea la necesidad urgente de preparar, desde abajo, con delegados y comisiones internas el reclamo por la reapertura de paritaria salarial frente a la entrega de las conducciones sindicales.

¡Con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes!

¿Por qué ayudan a Cornejo?

El gobierno está pasando un mal momento, donde sus debilidades salen a la luz. Por un lado el aumento de la pobreza, los despidos y el escenario económico general esta dinamitando la imagen de la gestión y acrecentando el descontento de amplias capas de la población. Por otro lado, con impedimento constitucional de una re elección, el candidato del gobernador no levanta en la consideración popular, a pesar de la promoción del gobierno y enormes recursos invertidos en la figura del ministro Martín kechner.

Los frentes internos del gobernador amenazan con llevar a una interna fraticida al bloque gobernante. Por un lado el PRO con Demarchis y por el otro el eterno Cleto Cobos amenazan con candidaturas propias, que desafían la hegemonía Cornejista.

En este escenario cerrar las paritarias en diciembre sin presentar pelea, con los compañeros con la cabeza en las fiestas y en el receso, no es otra cosa que darle respiro a un gobierno que suma preocupaciones.

Llevar a febrero la discusión paritaria presenta la posibilidad de preparar la pelea y lo que es más importante la posibilidad concreta de propinarle una primera gran derrota a Cornejo de carácter popular.

Ninguna tregua al gobierno del ajuste y el item aula!

El gobierno del ajuste no les concede nada a los trabajadores, ni siquiera un empate!

Los industriales y todo el arco patronal defienden la gestión provincial porque identifican a un gobierno que mediante la reducción salarial, despidos y flexibilización laboral la vía para reducir los costos patronales y aumentar las ganancias.

No se trata de “negociadores inteligentes” por que quienes impulsan los ataques que vive la clase obrera, no negocian.

Se trata de darle confianza a los compañeros, profundizar la organización de base en cada lugar de trabajo y unificar a los trabajadores para actuar como un solo puño.

Hoy más que nunca se impone como una necesidad el impulso a un Plenario de Delegados de Base de todos los trabajadores del estado provincial para discutir y resolver un plan de acción unificado para derrotar a Cornejo y recuperar nuestro salario.
Rechacemos la paritaria de reducción salarial 2019 y preparemos la pelea en cada lugar de trabajo para el 2019!


 

Coordinadora Sindical Clasista

Mendoza, miércoles 26 de diciembre de 2018

En esta nota:

Compartir

Comentarios