fbnoscript
11 de enero de 2019

Precarización todo terreno: Rappi quiere que los diseñadores y publicistas laburen gratis

La plataforma de envíos lanzó un tramposo “concurso” de anuncios, envalentonada por el amparo del gobierno a la superexplotación de los repartidores.

La indignación se multiplicó hoy en las redes, tras viralizarse el intento de Rappi de poner a creativos gráficos y audiovisuales a producir de forma gratuita piezas publicitarias para la empresa de envíos.

El mecanismo consistía -según lo describió un miembro del equipo de Rappi- en “un concurso para diseñadores, publicistas y agencias creativas pequeñas para crear la pieza gráfica o el video que mejor se desempeñe en nuestra pauta online”, publicándose todos los anuncios creados a tal fin y retribuyendo solamente a aquel que obtuviera “mejores conversiones” (la mayor llegada a clientes).

 

Rappi toma el modus operandi del “concurso” que encubre trabajo gratuito, aplicado comúnmente por las empresas contra diseñadores, guionistas, arquitectos y una amplia gama de profesionales, y le da una vuelta de tuerca, convirtiéndole en unos “Juegos del hambre” por clics.

No es por arte de magia que esta plataforma de envíos se atreve a realizar y hacer público un “concurso” que atenta contra el más elemental criterio de un trabajo (que sea remunerado). Está envalentonada por el enorme amparo del gobierno a la precarización extrema que viene aplicando contra los repartidores de la empresa, quienes trabajan a destajo (retribución por envío, con el riesgo que ello implica para ciclistas y motoqueros) y cuya relación de dependencia se desconoce (ya sea teniéndolos como monotributistas o tercerizados).

Los trabajadores de Rappi comenzaron a organizarse contra este cuadro semi-esclavista el año pasado, manteniendo asambleas y movilizaciones y reclamando ser recibidos por la Secretaría de Trabajo. Finalmente se realizó allí una reunión -rodeada de policías- entre la patronal, los funcionarios y los referentes de la Asociación de Personal de Plataformas (APP); no había terminado el encuentro cuando estos descubrieron que habían sido “pausados” de la aplicación (despedidos). El gobierno dejó actuar.

Al ataque a la organización obrera se sumó la burocracia de la Asociación Sindical De Motociclistas Mensajeros Y Servicios (ASiMM), cuya intervención en todo este proceso apuntó a planchar cualquier tipo de movilización. Los trabajadores no tardaron en descubrir que la conducción del gremio estaba vinculada con EnvíoYA, la tercerizadora de Rappi.

La política antilaboral de Rappi, Glovo, Uber, PedidosYa, la llamada “Economía de Plataforma”, es el modelo y la vanguardia de la reforma laboral que el gobierno –y sus socios del PJ y la burocracia sindical- cocina junto a las patronales de todo el país, bajo el latiguillo de “bajar los costos laborales”. Se procura la destrucción de los convenios colectivos, la eliminación de cargas sociales y la flexibilización radical de las contrataciones, permitiendo a las empresas desconocer la relación de dependencia, desentenderse de accidentes laborales y despedir sin pagar indemnizaciones. Los anuncios del ministro Dante Sica de que avanzará en este sentido no merecieron mayores respuestas por parte de la CGT o de los Yasky-Moyano, que prometen no hacer paros durante el año electoral.

Hay que desarrollar el camino que va de la indignación contra las patronales flexibilizadoras a la lucha por barrer a las burocracias de los sindicatos, y oponer una alternativa de los trabajadores a los partidos de la reforma laboral.

MIRÁ TAMBIÉN: PedidosYa: laboratorio de la reforma laboral
Gran movilización de repartidores de Glovo, Rappi y PedidosYa
Pedaleando cuesta arriba: PedidosYa por dentro
Resultados y desafíos de la lucha de repartidores de Glovo y Deliveroo en España
Sobre APP y cómo enfrentamos la precarización laboral

En esta nota:

Compartir

Comentarios