fbnoscript
16 de enero de 2019

San Martín: sigue el paro y la ocupación en la textil Sport Tech

Deudas salariales y posible vaciamiento. El jueves 17, nueva audiencia y movilización

Más de 120 trabajadoras y trabajadores de la fábrica de indumentaria deportiva Sport Tech, situada en Villa Lynch y con clientes multinacionales como Adidas, Puma y Nike, mantienen desde el 8 de enero la ocupación de la planta, un acampe en la puerta y el estado de asamblea permanente.

La patronal les adeuda salarios desde el mes de abril, aguinaldos y bonos e intentó decretar vacaciones para todo el personal, por lo que los trabajadores -pertenecientes en su mayoría al Soiva (Sindicato de Obreros de la Indumentaria, el Vestido y Afines) y al Setia (Sindicato de Empleados Textiles y Afines)-denunciaron que procedería al cierre y vaciamiento de la fábrica. Es lo que viene de hacer en su planta en Luján, dejando en la calle a más de 60 familias.

Provocaciones de una patronal vaciadora

Como toda respuesta a la denuncia obrera, el dueño de la empresa pegó con cinta en la puerta un papel donde indica que la fábrica se encuentra "clausurada", y que ante cualquier reclamo debían dirigirse al juzgado que tramita la quiebra de Sport Tech. Una quiebra trucha, sin ningún asidero legal, en el marco de la feria judicial. Se trata de Pablo Rubén Enríquez, quien además viene aplicando despidos injustificados y ya tiene antecedentes por haber amenazado de muerte a delegados textiles junto a sus empleados de seguridad privada, ex sargentos de Campo de Mayo. Enríquez -quien aduce "no tener plata"- debe abrir los libros contables y demostrar qué destino tuvieron los fondos millonarios que han ingresado a su empresa en los últimos años, así como también explicar por qué ha rechazado sistemáticamente pedidos de trabajo de las grandes marcas durante la última etapa. 

Frente a esta estafa, en defensa de los puestos de trabajo y por el cobro de los salarios adeudados, los y las trabajadoras de Sport Tech y sus familias se encuentran organizados y en pie de lucha. El pasado martes 15 de enero se movilizaron a la delegación Regional San Martín del Ministerio de Trabajo bonaerense a una audiencia con gremios, la patronal y abogados de las empresas Nike y Adidas. En dicha audiencia no se llegó a un acuerdo y por lo tanto los y las obreras de Sport Tech votaron la continuidad de todas las medidas de lucha. El jueves 17 habrá una nueva audiencia, que también será acompañada por una movilización.  

La impostura del intendente Katopodis

Capítulo aparte merece la excursión a la fábrica de Gabriel Katopodis (actual PJ, ex massista y ex FpV). Sucede que el intendente viene aplicando un violento ajuste en el partido de San Martín, habiendo subejecutado un presupuesto de 4.000 millones de pesos en 2018, aumentando compulsivamente las tasas (700% en los últimos cinco años) y apostando a la timba financiera 500 millones de pesos en Lebacs provenientes del municipio.

Mientras el partido de San Martín atraviesa una profunda crisis habitacional, educativa y de salubridad, el intendente Katopodis se dedica a tejer alianzas con todo el arco político patronal (massismo, kirchnerismo, Cambiemos) y fiel a su política oportunista, pretende posar de solidario con los despedidos de Sport Tech. Katopodis se presenta como "opositor" pero funciona como uno de los mejores brazos ejecutores del ajuste en un bloque homogéneo con el gobierno nacional y provincial. 

Derrotemos el ajuste con los métodos históricos de la clase obrera

Este ataque patronal se inscribe en el plan de guerra que Macri, el FMI, los gobernadores de todos los signos políticos y las patronales le han declarado al pueblo trabajador, buscando trasladar sobre sus espaldas la crisis económica. En ese marco han relanzado la reforma laboral, con la que quieren masificar y darle un marco legal a esta avanzada –por lo que su derrota es estratégica para la clase obrera.

Es imprescindible el paro activo de 36 horas de las centrales obreras. Sus direcciones, por el contrario, se han dedicado a contener y aislar cada lucha, garantizando de esta manera el ajuste y los despidos. Para derrotar este plan de guerra, el movimiento obrero debe intervenir decididamente y llevar adelante sus métodos históricos: la ocupación de toda fábrica que cierre o despida masivamente, la huelga y la movilización hasta quebrar el ajuste.

Desde el Partido Obrero apoyamos y acompañamos la lucha de los y las obreras de Sport Tech. Llamamos a rodear el conflicto de solidaridad hasta lograr la reinstalación de todos los puestos de trabajo y el pago de los salarios adeudados. 

Por el triunfo de la lucha de Sport Tech y todas las luchas obreras.

En esta nota:

Compartir

Comentarios