fbnoscript
16 de enero de 2019

Pilkington: continúa la lucha por las reincorporaciones

El viernes, movilización a la Secretaría de Trabajo.

Los trabajadores de la fábrica autopartista del vidrio Pilkington continúan en lucha contra 14 despidos sin causa ejecutados días atrás, cuando la planta se encontraba cerrada con la gran mayoría de su personal de vacaciones.

El día lunes realizaron un bloqueo de portones, que se transformó en una nutrida asamblea que resolvió el paro y un acampe en la puerta; la fábrica comenzó a funcionar ayer y continuó el acampe, al cual se han ido acercando distintos grupos de trabajadores. Este viernes se realizará una movilización a las 13 h, del Congreso a la sede de Callao de la Secretaría de Trabajo, reclamando a la cartera que interceda ante los despidos persecutorios y reconozca el carácter colectivo del conflicto. Y el domingo 18 habrá un festival solidario en las puertas de la fábrica, a partir de las 17 h.

Dentro de los despedidos se encuentran los miembros de la ex comisión interna y activistas reconocidos de la fábrica. Con esta medida la patronal busca descabezar a la oposición combativa de cara a las elecciones de comisión interna que se dará en los próximos meses, para quebrar la voluntad de lucha y avanzar sobre las condiciones laborales, modificando un convenio que cuenta con importantes conquistas obtenidas.

Los despidos se producen en medio de un cuadro recesivo que afecta al conjunto de la industria en Argentina y especialmente a la industria automotriz, con dos de las principales fabricas del país cerradas hasta febrero y con personal suspendido: Volkswagen, que dejó la producción del modelo Suran y solo continuará la de la camioneta Amarok; y Ford, que perdió la concesión del Focus y solo mantiene en Argentina la de la camioneta Ranger. La patronal confluye con el ministro de Producción  y Trabajo, Dante Sica, en el renovado intento de imponer una reforma laboral flexibilizadora.  Procuran que el ajuste recaiga sobre los trabajadores.

El Sindicato Obrero de la Industria del Vidrio, que debería estar presente y defender las fuentes de trabajo y el convenio, no apareció por el conflicto todavía. Los actuales delegados, de la línea de la dirección, brillaron por su ausencia (hace un año y medio se desarrollaron las elecciones de comisión interna y la izquierda fue dividida, perdiendo por cuatro votos la elección).

En este cuadro es necesario un plenario general del gremio para votar un plan de lucha y un paro para derrotar la ofensiva patronal. Hay que echar mano de los métodos de la clase obrera, como en el Inti e Interpack, que se organizaron para enfrentar los despidos, fueron al paro, se movilizaron y ocuparon sus lugares de trabajo. 

Abracemos de solidaridad a los trabajadores de Pilkington, en el camino para derrotar el plan de guerra de Macri, el FMI y los gobernadores. El viernes 18, todos a la movilización.

En esta nota:

Compartir

Comentarios