fbnoscript
18 de febrero de 2019

Weretilneck, el PJ y el sindicato de la fruta pactan el cierre de “La Reginense”

Quieren dejar en la calle a 77 familias

Alberto Weretilneck, gobernador de la provincia de Río Negro, ha salido al rescate de la patronal vaciadora de la legendaria fábrica sidrera La Reginense, ubicada en la localidad de Villa Regina, al firmar  un acta junto al intendente Carlos Vazzana, del Partido Justicialista, y la actual conducción sindical del Soefrnyn (Sindicato de Obreros y Empacadores de la Fruta de Rio Negro y Neuquén), en la cual se estipula el compromiso de que el Estado rionegrino se hará cargo del 100% de las indemnizaciones de los 77 obreros que allí trabajan, avizorando el cierre de la misma.

Los trabajadores y trabajadoras deberán aceptar el retiro voluntario pero además darle el visto bueno a la patronal para que todo el inmueble, que es mucho mayor que el terreno donde opera la empresa, pase a manos del estado provincial. La patronal ha recibido sistemáticamente grandes cantidades de dinero para industrializar la fábrica pero nada de eso ha pasado. La extorsión de los partidos del régimen y la patronal es destructora, el negocio inmobiliario que avizoran es inimaginable.

La crisis frutícola es el argumento que antepone la patronal vaciadora, conformada por 3 productores,  para intentar colocarse por afuera de una situación de la cual ellos mismos son responsables y que han permitido, y han vuelto a encontrar en los partidos del régimen a sus aliados, que operan en defensa de sus intereses y pretenden dejar en la calle a 77 familias.

Los trabajadores y las trabajadoras iniciaron los últimos días medidas de fuerza en las puertas de la fabrica llevando adelante un acampe que intenta ser boicoteado por el sindicato, que los y las conduce a un callejón sin salida y que ha pactado con los partidos del ajuste y la patronal.

Es necesario que el movimiento obrero de la fruta tome nota de esta situación, tanto en Río Negro como en Neuquén, donde también existen focos de conflictos y de conjunto debatir una salida, mediante un congreso de bases para este sector que emplea una masa laboral importantísima entre las 2 provincias, pero que además sirva de perspectiva para todo el movimiento obrero, taponeado por las burocracias sindicales entregadísima a los partidos y el proceso electoral.  Romper con las conducciones sindicales que los entregan y que entregan las luchas y no defienden las reivindicaciones laborales de un sector productivo altamente explotador es una oportunidad de vislumbrar un sindicato totalmente opuesto al que supo construir el burócrata y barón de la fruta Rubén López, que ha dejado a los seguidores de su política en los cargos.

Es por eso que hay que defender la fábrica y los puestos laborales, pero además alertar de esta avanzada de parte de los partidos del régimen sobre los derechos laborales de la clase trabajadora.

La candidata a gobernadora por el FIT y militante del Partido Obrero, Norma Dardik, dejó un claro concepto en cuanto a esta situación: “es otro escándalo. En vez de defender los puestos de trabajo el gobernador y el intendente son operadores de las patronales vaciadoras y pretende dejar en la calle 77 familias. Hay que anteponer una salida que defienda los puestos de trabajo. Esta es la que propone el FIT, poner en funcionamiento la fábrica, estatizándola bajo control obrero garantizando el funcionamiento de la misma”. En ese sentido, la diputada Romina Del Plá, que se hizo presente en la puerta de la fábrica y habló con los y las trabajadoras, propuso realizar un pedido de informes por el vaciamiento perpetrado en la empresa.

No al cierre de la fábrica La Reginense. Viva la lucha de los y las trabajadoras.

Compartir

Comentarios